La Página de la Vida / www.proyectopv.org Página Principal

   Recibe tu Boletín            Vídeos             Libros, presentaciones, posts...

 
   
 
 
 
 
Búsqueda personalizada
 
 

 

  LAS CAUSAS DE MUERTE DE LOS JÓVENES Y ADOLESCENTES

No cabe la menor duda de que la mejoría de las condiciones higiénico-sanitarias ha determinado un aumento sustancial de la esperanza de vida en los países “desarrollados”. Sin embargo, actualmente hay datos para pensar que esta tendencia está cambiando. Así, por ejemplo, en Estados Unidos se ha identificado una disminución de la esperanza de vida en el momento del nacimiento desde 1993, e igual sucede en España y en la mayoría de países occidentales.

En efecto, hay un agujero negro en el esperanzador panorama al que habían contribuido tanto el descenso de la mortalidad en el recién nacido y la etapa infantil como el incremento de la longevidad de la población. Se trata de la mortalidad juvenil.

Según los datos de mortalidad de jóvenes entre 15 y 34 años de edad, en la ciudad de Barcelona, entre los años 1983 y 1993, la tasa de mortalidad casi se había duplicado. En concreto, en los inicios de la década de los ochenta, de cada 10.000 jóvenes, aproximadamente 6 no llegaban a los 35 años. A principios de los noventa, esta cifra se dobla: prácticamente 12 jóvenes no llegan a los 35 años.

En los más jóvenes, de 15 a 24 años, las principales causas de muerte son los accidentes de tráfico, siendo el grupo de edad de los 15 a los 19 años el más afectado (aunque las muertes tienden a disminuir en los últimos años, sin duda debido a las eficaces campañas preventivas de los organismos oficiales responsables del tráfico). Otras causas de mortalidad en este grupo de edad son las sobredosis por sustancias psicoactivas, las cuales han experimentado un importante aumento, llegando a representar hasta el 15 % de las defunciones. Finalmente, cabe destacar la importancia del sida, que en pocos años se ha situado entre las primeras causas de muerte entre la población juvenil y adulta joven.

En el grupo de edades comprendidas entre 25 y 34 años, la primera causa de mortalidad es el sida, seguido de la sobredosis de drogas (principalmente de heroína, ya sea sola o asociada a otras sustancias) y, con menor impacto, los accidentes de tráfico y los suicidios.

Esta situación que hemos descrito era totalmente diferente en 1983. En ese año, los jóvenes fallecían en Barcelona, fundamentalmente, a causa de los accidentes de tráfico y los suicidios. Las sobredosis de drogas eran prácticamente inexistentes y el sida aún no había hecho acto de presencia de manera evidente.

La situación actual la comparten la mayoría de países occidentales, europeos y americanos, pero España presenta algunos hechos diferenciales, como es la tasa de mortalidad juvenil más elevada de Europa (en 1994 era un 532 % más alta que la media de Europa), y ello sería explicable, en parte, por ser el país de Europa con mayor incidencia de sida y probablemente uno de los que presentan una tasa más alta de consumo de sustancias psicoactivas, en especial drogas inyectadas, las cuales suelen administrarse, además, en malas condiciones higiénicas. Y por otra parte, España también se sitúa entre los países europeos con mayor siniestralidad por accidentes de tráfico.


En el transcurso de este nuevo siglo, los datos globales han cambiado un poco, por ejemplo, han disminuido muchísimos las muertes por el consumo de drogas, en especial las drogas inyectadas y, afortunadamente, también han disminuido las muertes debidas al sida. De todas formas, lamentablemente, constituye un hecho palpable que la mayoría de las causas de mortalidad en los jóvenes son evitables.

 

 

 

 

 

 

Menú de este tema

Home