La Página de la Vida / www.proyectopv.org Página Principal

   Recibe tu Boletín            Vídeos             Libros, presentaciones, posts...

 
   
 
 
 
 
Búsqueda personalizada
 
 

 

 

EMOTIVIDAD

Hay personas que se emocionan con más facilidad que otras, por eso decimos que son más emotivas. ¿Cuáles son los factores que hacen que estas personas se emocionen tan fácilmente?

En primer lugar, intervienen factores de tipo hereditario, habiéndose comprobado que hay familias en las que sus miembros se emocionan con especial facilidad. También influyen factores de tipo cultural, ya que hay países y culturas en que todo el mundo actúa con cierta «frialdad» emocional, mientras que otros están acostumbrados, por tradición, a manifestar sus emociones de un modo más llamativo o exagerado. Esto no se refiere exclusivamente a la manifestación de diversas emociones, sino que también existen ciertos patrones culturales que influyen, favoreciendo que las emociones se vivan en forma más profunda o duradera.

Otros factores están en relación con los rasgos individuales de la personalidad, especialmente con experiencias anteriores que cada persona ha ido elaborando a lo largo de su vida, de modo que se puede decir que ésta ha ido aprendiendo poco a poco una pauta emocional de comportamiento ante los diversos estímulos psicológicos. También es frecuente que en cada momento una persona tenga una disposición a emocionarse más o menos variable, hay ratos en que cualquier cosa nos puede emocionar, mientras que en otras ocasiones resultaría mucho más difícil.

Por último, hay trastornos psicopatológicos que presentan un incremento de la emotividad, como es el caso de algunos trastornos de tipo neurótico que cursan con labilidad afectiva, es decir, en los que se producen con mucha facilidad cambios bruscos del estado de ánimo, pasándose en pocos minutos de la risa al llanto. También en el curso de algunas depresiones se puede observar un incremento de la emotividad. Tanto en la intoxicación aguda por alcohol como en el alcoholismo son frecuentes este tipo de manifestaciones, que también se pueden producir en personas que padecen trastornos orgánicos del tipo de las demencias, en síndromes propios de la senilidad, etcétera.

 

 

 

Menú de este tema

Home