La Página de la Vida / www.proyectopv.org Página Principal

   Recibe tu Boletín            Vídeos             Libros, presentaciones, posts...

 
   
 
 
 
 
Búsqueda personalizada
 
 

 

 

ENFERMEDADES DE TRANSMISIÓN SEXUAL (ETS)

Es una realidad que las enfermedades de transmisión sexual (ETS) son un creciente motivo de consulta por parte de los adolescentes.

Desde la perspectiva biológica, hay que saber que la maduración genital requiere de dos a seis años. Esto es especialmente importante en el caso de la adolescente, en quien la propia inmadurez de los órganos sexuales puede incrementar la susceptibilidad a las infecciones (cervicitis, salpingitis, etc.). Asimismo, las adolescentes que tienden a establecer relaciones sexuales lo hacen con varones que tienen 2 o 3 años más que ellas, y más de la mitad de esos compañeros sexuales tienen por lo menos 20 años de edad y poseen experiencia sexual previa. Esto es motivo para sospechar que las incidencias de ETS es más alta entre las niñas que entre los varones, y que probablemente se detecta insuficientemente en la adolescente infectada porque puede ser portadora asintomática (no manifiesta síntomas de la enfermedad).

La población adolescente se encuentra actualmente en una situación de mayor riesgo de adquirir una ETS porque ha disminuido la edad de iniciación de las relaciones sexuales y también ha aumentado el número de compañeros sexuales a lo largo de la adolescencia. El New York Times, analizó esa "epidemia oculta" que son las infecciones de transmisión sexual, y anotó que, en Estados Unidos el 25 % de los doce millones de nuevos casos anuales (sífilis, gonorrea, etc.) corresponde a la población adolescente.

Un investigador distinguió una variedad de comportamientos sexuales en los adolescentes y observó que mantenían su consistencia a través del tiempo. Clasificó a los jóvenes en tres grupos. Un primer grupo que practicaba la abstinencia, y un segundo grupo que escogía la monogamia (en estos dos grupos están la mayoría de los jóvenes). Hay que advertir que, debido a las características de la edad, con frecuencia hay relaciones que terminan y al cabo de algún tiempo se produce el reemplazo con un nuevo compañero; a esta situación la ha llegado a denominar "monogamia seriada". El tercer grupo lo constituían los adolescentes inquietos, exploradores, a menudo agresivos, que están siempre a la búsqueda de aventuras y de una gran variedad de compañeros. A este grupo le adjudicó el término de "aventureros sexuales".

Lo desconcertante es el hecho de que la frecuencia de ETS es similar entre los aventureros sexuales y los que practican escrupulosamente la monogamia seriada, lo que viene a ser una probable consecuencia del compartir, sin saberlo, un compañero proveniente del "núcleo" de pacientes con ETS. También es llamativo, en las adolescentes, descubrir la total correlación con el comportamiento sexual de la mejor amiga. A todo ello, es importante entender que la ETS es a menudo un "incidente centinela" que indica una relación sexual sin protección, y así el profesional que realiza el tratamiento debe ofrecer consejos para evitar nuevos contagios y también prevenir el embarazo.

Hay que saber que los agentes infecciosos que producen las enfermedades de transmisión sexual (ETS) no pueden vivir fuera del organismo humano. Así, hay que considerar que estas enfermedades se adquieren a través de la relación sexual y que no pueden adquirirse accidentalmente por el uso de "un baño sucio", por ejemplo (la única excepción, ocasionalmente, podrá ser la transmisión del papilomavirus humano y el parásito tricomonas, que bajo circunstancias especiales pueden ser transmitidos por objetos contaminados).

Como muchas veces las ETS no producen síntomas, los profesionales han de estar alerta, sospechando de determinadas situaciones y considerando que deben hacerse análisis de ETS ante determinadas circunstancias.

Las ETS más comunes en la adolescencia son: gonorrea, clamidia, herpes genital, papilomavirus humano y moluscum contagioso. Menos comunes son la sífilis, el chancroide y el linfogranuloma venéreo, sin olvidar el temible virus de la inmunodeficiencia humana (VIH), que por su gravedad e importancia social comentamos en otro apartado.

 

Circunstancias que precisan de control médico.

- Todo adolescente con secreción genital, dolor en la pelvis o cualquier otro síntoma compatible con la infección, aunque niegue haber tenido relaciones íntimas.

- Todo adolescente sexualmente activo/a.

- Todo adolescente que se sospecha que ha sido víctima de violación, abuso sexual o incesto.

- Adolescentes embarazadas.

- Adolescentes promiscuos/as.

- Adolescentes prostitutas/os. Adolescentes homosexuales o bisexuales. Adolescentes que han tenido (o se sospecha que han tenido) contacto sexual con una persona que tiene ETS, o que han usado drogas intravenosas.

- Adolescentes presos.

- Adolescentes con continuas infecciones venéreas.

- Adolescentes drogadictos o que han compartido agujas.

 

 

 

 

 

 

Menú de este tema

Home