La Página de la Vida / www.proyectopv.org Página Principal

   Recibe tu Boletín            Vídeos             Libros, presentaciones, posts...

 
   
 
 
 
 
Búsqueda personalizada
 
 

 
 

QUÉ ES LA ESQUIZOFRENIA

Entre la variedad de enfermos mentales, existe un grupo que corresponde en líneas generales a lo que las gentes entienden como «loco», «enajenado», «demente» o con «pérdida de la razón». El radical común está en la falta de lógica, en la «incomprensibilidad» de su conducta.

A finales del siglo XIX, Kraepelin dio a la enfermedad el nombre de «demencia precoz», pues aparece en edades tempranas (precoz), y lleva en muchos casos a un profundo deterioro intelectual (demencia). Posteriormente Bleuler acuñó el término «esquizofrenia», con el que hoy se conoce la enfermedad (que, se sospecha, engloba enfermedades distintas con aspecto común).

CARACTERÍSTICAS GENERALES DE LOS SÍNDROMES ESQUIZOFRÉNICOS. La escisión de la personalidad, que da nombre a la esquizofrenia, supone una escisión, una ruptura de los mecanismos psíquicos normales. La mente esquizofrénica se rige por leyes nuevas, diferentes de las de toda persona normal y de las de cualquier otro enfermo psíquico. Por ello el esquizofrénico resulta incomprensible psicológicamente; el espectador no «comprende» las vivencias del esquizofrénico. Ante un maniacodepresivo o un paranoico el observador se percata del sentido patológico de las vivencias del paciente, pero las comprende, se «imagina lo que siente el enfermo». Ante el esquizofrénico, por el contrario, el espectador se siente incapaz de imaginar de dónde le vienen al paciente sus extrañas ideas y conducta. Domina el cuadro clínico un colorido especial de absurdidad. Los síntomas esquizofrénicos tienen un sello indefinible de extrañeza.

Consecuencia de la escisión de la personalidad es la incongruencia de la conducta esquizofrénica. Se intercalan sucesivamente síntomas de perturbación mental gravísima (delirios, incoherencia, alucinaciones) con rasgos de comportamiento normal, y buen rendimiento en las tareas.

La extrañeza que siente el espectador también la padece el enfermo, especialmente en los primeros estadios de la enfermedad. No comprende lo que le pasa a él ni lo que ocurre en torno suyo, por lo que se establece una ruptura de contacto con la realidad. El esquizofrénico tiende a refugiarse más y más en su mundo interior aislándose del ambiente, fenómeno que se conoce como autismo esquizofrénico.

Los síntomas esquizofrénicos aparecen con plena claridad de la conciencia, se perciben con nitidez y no de modo confuso o embarullado, como en los estados de obnubilación.

Se han intentado delimitar los llamados «síntomas primarios», o síntomas «patognomónicos», cuya presencia decidiría el diagnóstico. No hay acuerdo total pero la mayoría acepta como fundamentales los siguientes: 1. Sonoridad del pensamiento (el enfermo «escucha» su pensamiento y cree que otros también lo oyen). 2. Voces dialogadas (alucinaciones auditivas de personas que hablan entre sí). 3. Voces que comentan la propia actividad (las alucinaciones auditivas «hablan de él»). 4. Vivencias de influencia corporal (siente que manipulan en el interior o exterior de su cuerpo, que éste se modifica en tamaño, composición, etc.). 5. Intervención del pensamiento («no me dejan pensar», o «me obligan a pensar en...», «cuentan lo que pienso», etc.). 6. Percepción delirante (atribución de significado absurdo a cualquier hecho u objeto). 7. Sentimientos y acciones interferidos (le impiden o imponen actos o emociones). 8, Conducta catatónica (alteraciones en el movimiento o posturas, negativismo, etc.) o gravemente desorganizada.

FORMAS CLÍNICAS. Según los síntomas dominantes se delimitan cuatro formas clínicas:

a) Tipo desorganizado. Domina la incoherencia, el carácter insípido, vacío, del psiquismo del paciente. Las ideas delirantes y las alucinaciones son también desflecadas. Conducta extraña, muecas, posturas extravagantes. Profundo aislamiento social y progresivo deterioro, sin períodos de clara mejoría.

b) Tipo catatónico. Los trastornos más llamativos son de los movimientos y de la expresión. Existe una modalidad llamada flexibilidad cérea en la que el paciente adopta pasivamente las posturas impuestas, como si fuese una estatua de cera moldeable. Mutismo, estereotipias (repetición amanerada de gestos o actos improcedentes), negativismo, estupor, agitación.

c) Tipo paranoide. En el que predominan las ideas delirantes sobre los restantes síntomas. Las ideas tienen contenidos parecidos a las de los paranoicos (grandeza, persecución, celos, etc.), pero sin la sistematización de la paranoia. En la esquizofrenia, las ideas delirantes son mucho más absurdas, extravagantes y sin argumentación coherente; surgen de la propia enfermedad y no de las vivencias del sujeto.

d) Tipo indiferenciado. Presenta síntomas psicóticos claros (de enfermedad mental) sin que encaje exactamente en una de las formas precedentes.

PRESENTACIÓN Y CURSO. En ciertas familias hay una clara predisposición. Es de aparición precoz, generalmente en la adolescencia o juventud. Cursa en períodos o «brotes», con períodos de mejoría parcial. Después de cada brote suele acentuarse el nivel de deterioro o defecto esquizofrénico. Es de mejor pronóstico cuando la personalidad era vigorosa y estaba bien adaptada socialmente antes de enfermar, y cuando hay un claro factor desencadenante.

TRATAMIENTO. Es mixto, con medicaciones (neurolépticos), tratamientos biológicos y psicoterapia. Si el paciente mantiene la medicación es menos probable una recaída.

 

 

 

Menú de este tema

Home