La Página de la Vida / www.proyectopv.org Página Principal

   Recibe tu Boletín            Vídeos             Libros, presentaciones, posts...

 
   
 
 
 
 
Búsqueda personalizada
 
 

 

  LA PANDILLA

Nos hallamos en un nivel superior al simple grupo de amigos. La pandilla ya es una institución social más seria, con unas reglas, objetivos bien delimitados, miembros jerarquizados... A ella acude el adolescente en busca de seguridad. En especial se trata de jóvenes muy inseguros, con un alto nivel de ansiedad. Y la pandilla disuelve la ansiedad o, por lo menos, la hace más tolerable.

El chico encuentra en la pandilla una compensación a sus sentimientos de inferioridad. En ella se le proporcionará estima, afecto, y todo el calor que le haya faltado hasta entonces. En el fondo la llegada a la pandilla es resultado de las mismas motivaciones que las del adolescente normal, pero mucho más intensas y más imperiosas porque están alimentadas por frustraciones de toda clase que se originaron en el pasado.

El adolescente que no tiene unos padres en quien identificarse, ni un núcleo familiar estable en que albergarse, buscará, obviamente, una nueva "familia" que satisfaga sus necesidades. Y la banda, gang o pandilla, reúnen estas condiciones: hay unos compinches (equivalen a los hermanos) y un jefe (que representa al padre-madre). El chico normal, al identificarse con el grupo y encontrar también en éste un apoyo para su Yo, guarda no obstante cierta distancia, una cierta reserva, aunque sea debido al hecho de que otras influencias, además del grupo, se ejercen sobre él. Algún autor subraya con justa razón que los jóvenes adolescentes son individuos aislados reunidos. Así, para el adolescente no problemático, la época de estar en grupo sólo representa un momento de su evolución hacia la madurez y la autonomía. Por el contrario, para el chico problemático, la pandilla es el punto de llegada y no irá más lejos.

Las bandas patológicas, como por ejemplo las de delincuentes, son ciertamente un producto de nuestra cultura, reflejo de las corrientes sociales de nuestros días: inseguridad, ansiedad, conformismo, agresividad, etc., son las mismas tendencias y los mismos mecanismos. El futuro miembro de la banda ha de estar psicológicamente dispuesto a renunciar a la libertad y a su autonomía y a someterse en cuerpo y alma a la voluntad del grupo. Éste se hace de alguna manera el depositario de su Yo y, a cambio, ofrece al adolescente la seguridad y el poder: la potencia y la fuerza de la banda frente a la debilidad del individuo en solitario. De todas formas, la búsqueda de este conformismo puede llevar al adolescente a actividades aberrantes, como cuando intenta identificarse imitando conductas caricaturescas de algún líder de la banda.

En un grupo de adolescentes, las diversas tendencias serán representadas por los miembros más enfermos del grupo. Entre estas posiciones patológicas, la manía persecutoria de la banda es probablemente una de las más frecuentes: la pandilla se siente amenazada (por otras bandas, por la sociedad) y debe, por consiguiente, replegarse fuertemente sobre sí misma, a fin de poder defenderse y también atacar. Se observa aquí el desplazamiento sobre el grupo de la problemática psíquica personal (paranoide) que, por ejemplo, pueda tener el jefe de la banda.

La fuerza de la banda o la pandilla reside en su extrema unidad: la banda funciona "como un solo hombre". Esta unidad está rematada por una organización y una estructura mucho más fuertes que ninguna otra asociación espontánea de jóvenes y que mantienen a cada uno en la más estricta obediencia y en el conformismo más rígido. La banda tiene su estructura institucional, sus ritos (intercambio de sangre, tatuajes destinados a reforzar el sentimiento de pertenencia a la "secta", novatadas, pruebas para demostrar la capacidad de arriesgarse, etc.), jerga secreta, cuartel general, etc. En realidad, si hacemos abstracción de la naturaleza de sus actividades y de la personalidad de sus miembros, la banda no es tan diferente de una patrulla de boys scouts (aunque ¡ojalá! tuviese los mismos altruistas objetivos que ésta).

 

 

 

 

 

 

Menú de este tema

Home