La Página de la Vida / www.proyectopv.org Página Principal

   Recibe tu Boletín            Vídeos             Libros, presentaciones, posts...

 
   
 
 
 
 
Búsqueda personalizada
 
 

 
 


Los grupos de concienciación como terapia para las mujeres

Con la aparición del movimiento feminista y de los grupos de concienciación y la correspondiente crítica de la psicoterapia tradicional, surgió la idea de que los grupos de concienciación podrían servir como una forma de terapia para las mujeres.

Por regla general, un grupo de concienciación está formado por unas ocho mujeres. De acuerdo con las convicciones del movimiento de la mujer, no hay líder, sino que todos los miembros tienen la misma consideración. Los grupos suelen reunirse de forma regular, como, por ejemplo, dos horas, semanalmente, y se mantienen durante un período que oscila entre unas pocas semanas y un año o más. Las participantes hablan de sí mismas, sobre sus sentimientos, experiencias y problemas. Trascendiendo esto, se hace un análisis de cómo los estereotipos de la sociedad relativos a la asignación de papeles a los géneros y la categoría y poder menores de la mujer provocan muchos de estos problemas. De este proceso pueden derivarse numerosos resultados positivos. Con frecuencia, las mujeres se dan cuenta de que comparten muchos problemas, lo que puede reducir el sentimiento de anormalidad que se deriva de sentirse la "única" que tiene un problema determinado. Puede disminuir el sentido de competitividad con otras mujeres y desarrollarse vínculos reales entre ellas, llegando éstas a convertirse en modelos de eficacia. No obstante, el principal objetivo es impulsar una toma de conciencia de sí mismas como mujeres.

El objetivo de los grupos de concienciación no es la terapia, aunque los grupos pueden ser terapéuticos. Las feministas tienen mucho cuidado al señalar la diferencia entre la ideología de los grupos de concienciación y la de la psicoterapia:

Hay quienes sostienen que los grupos de concienciación o de apoyo dan mejor resultado que la psicoterapia para las mujeres cuyos problemas son de origen sociopolítico. Hoy día, los grupos de apoyo y de autoayuda han reemplazado en gran medida a los de concienciación y pueden cumplir muchos objetivos de aquellos.

La diferencia básica, con respecto a las estructuras, radica en que la relación entre paciente y terapeuta es desigual y jerárquica, en contraste con la igualdad entre las mujeres de los grupos de concienciación. La diferencia básica, en cuanto a las ideologías, es que la psicoterapia tradicional hace hincapié en la adaptación del funcionamiento interior de los individuos para ajustarse a la sociedad; los grupos de concienciación destacan la necesidad de cambiar la sociedad, demostrando a los individuos que sus problemas "personales" se derivan de fenómenos socioculturales.

Nótese que esto es muy semejante a los principios de la terapia feminista. Como los grupos de concienciación no están pensados de modo específico para fines terapéuticos, las mujeres que padecen problemas graves suelen remitirse a alguna terapeuta feminista.

Por desgracia, los grupos de concienciación no abundan ahora tanto como en los años sesenta. En consecuencia, las mujeres no tienen tan a mano como antes esta forma de autoayuda. Por otra parte, siempre cabe la posibilidad de que tú misma inicies tu propio grupo de concienciación. Actualmente, son corrientes los grupos de apoyo (como los que agrupan a quienes han sufrido alguna violación), haciéndose cargo, quizá, de las funciones de los grupos de concienciación.

 

 

 

 

 

 

Menú de este tema

Home