La Página de la Vida / www.proyectopv.org Página Principal

   Recibe tu Boletín            Vídeos             Libros, presentaciones, posts...

 
   
 
 
 
 
Búsqueda personalizada
 
 

 
 

El humor y las bromas

Uno de los instintos que motivan la conducta humana es el de la búsqueda del placer. Este placer puede ser físico, mediante la satisfacción de los apetitos puramente sensuales, o psíquico a través de sus gozos mentales. Algunas de estas, digamos, satisfacciones mentales pueden ser de tipo intelectual o artístico, para las que se requiere un cierto nivel cultural, o simplemente lúdicas, a través del juego; estas últimas son asequibles para cualquier persona.

El ser humano, sometido a múltiples frustraciones a lo largo de su vida, trata de ver compensados sus anhelos reprimidos mediante la necesaria gratificación física y mental. Es normal, entonces, que se sienta atraído por las situaciones calificadas como graciosas, porque a través de la hilaridad siente fuertemente estimulados sus centros biológicos del placer. Las risas y las bromas crean un clima de distensión que anula las pulsiones agresivas y reprimidas del ser humano. La violencia, la cólera y la ira son opuestas e incompatibles con la risa. No es raro observar cómo, cuando en una tertulia se establece una polémica que «carga» el ambiente de tensiones enfrentadas, si alguien dice una gracia ocurrente o chistosa, el grupo explota dicha tensión en forma de risa, descarga la agresividad y retorna a los cauces de cordialidad.

El mundo del espectáculo, la literatura y otras formas de arte están llenos de contenidos cuya pretensión es la simple hilaridad del consumidor. Porque, cuando la consigue, el éxito está asegurado. Raro es el acontecimiento gracioso que no atrae la expectación de quien lo advierte. Cuando en las reuniones y fiestas sociales más dispersas en grupos de conversación alguno «amenaza con relatar un chiste, generalmente todos callan y vuelcan su atención en el narrador. Es porque se remueve el principio del placer, en este caso relacionado con la gracia y la hilaridad que siempre actúa como cebo apetecible.

A través del humor y las bromas, indirectamente se pretende reafirmar un ego atormentado por las frustraciones diarias. Si observamos el contenido de muchas bromas y situaciones graciosas veremos que en gran número de ellas nos causa risa la contemplación, un tanto sádica, de algún sujeto que por su torpeza o ignorancia cae en el ridículo más espantoso, cuanto más ridículo más gracioso. Inconscientemente integramos en la mente nuestra valía personal en comparación con un ser tan torpe, simple o estúpido. Este seria el humor sencillo, asequible a todos y apreciado especialmente por los niños y adultos de bajo nivel cultural. Pero también existe otro humor más selecto que recurre a lo contrario: la admiración simpática, cuando se utiliza el dominio del lenguaje, el juego de palabras y la lógica de lo absurdo. O bien, la ironía, que sabe transformar lo más serio e incluso trágico en algo cómico y gracioso.

El placer de la broma, frecuentemente desarrollado en el niño, es con mucha frecuencia relegado a los más oscuros rincones del subconsciente cuando el ser humano llega a adulto y se ve obligado a desempeñar su vida dentro de un marco de seriedad. El dicho de que todo hombre lleva un niño en su interior es una realidad, y tal vez el dejar salir y explayarse de vez en cuando a este niño sea uno de los recursos más recomendables para lograr el equilibrio emocional.

 

 

 

Menú de este tema

Home