La Página de la Vida / www.proyectopv.org Página Principal

   Recibe tu Boletín            Vídeos             Libros, presentaciones, posts...

 
   
 
 
 
 
Búsqueda personalizada
 
 

 

 


Importancia de la ansiedad en la edad avanzada.

El manejo de la ansiedad es particularmente importante en las personas de edad avanzada, ya que muchos de los acontecimientos importantes en esta época de la vida generan ansiedad a causa de su inherente significado psicológico. La enfermedad crónica, la enfermedad terminal y la muerte son desencadenantes universales de ansiedad. Las pérdidas asociadas a la última etapa de la vida requieren una adaptación psicológica que implica que las personas mayores deban manejar la ansiedad de interactuar ante nuevas configuraciones estimulares: situaciones estresantes crónicas o cotidianas: enfermedad propia o del cónyuge, muerte y duelo, jubilación, cambio de domicilio, déficit sensoriales, problemas económicos, robos, delitos y agresiones, problemas familiares y, por último, problemas en la vivienda.

También existen otros factores de riesgo para desarrollar trastornos de ansiedad en la edad avanzada tales como ser mujer, estar separado o haber enviudado, tener unos ingresos económicos bajos y padecer una alta tensión arterial u otros problemas cardiovasculares o gastrointestinales. Además, se ha encontrado cómo la presencia de niveles elevados de ansiedad puede afectar negativamente al nivel funcional en la vida diaria. Así, en una investigación en la que se evaluaron a 674 personas entre 70 y 100 años de edad, que vivían en sus casas, y encontraron que la prevalencia de caídas se relacionaba no sólo con la salud física y el uso de la medicación, sino con la severidad de la ansiedad autoinformada.



Datos epidemiológicos y fenomenología de la ansiedad.

Se describe a continuación el alcance de los problemas de ansiedad entre las personas mayores, tanto a nivel general como diferenciando entre algunos de los principales trastornos de ansiedad. Previamente, se facilitan algunos de los criterios que explican las diferentes tasas de prevalencia de los problemas de ansiedad encontradas en diversos estudios.



Prevalencia de los problemas de ansiedad.

Los estudios epidemiológicos muestran que la prevalencia de estos problemas en la vejez es menor que en otras edades. Así, por ejemplo, la tasa más baja de problemas de ansiedad corresponde al grupo de más de 65 años. Con la edad avanzada disminuye la vulnerabilidad

Otra situación frecuente puede ser que los pacientes, cuando van a seguir un tratamiento conductual, hayan estado consumiendo, durante semanas o meses, fármacos para reducir la ansiedad. Cuando la persona va a seguir tomándolos, incluso en el caso de que no hayan surtido todo el efecto esperado, se sugiere realizar un contrato con ella para que mantenga constante la dosis durante la parte inicial del tratamiento, con el objeto de favorecer una atribución de los beneficios terapéuticos a la terapia psicológica.

 

Menú de este tema

Home