La Página de la Vida / www.proyectopv.org Página Principal

   Recibe tu Boletín            Vídeos             Libros, presentaciones, posts...

 
   
 
 
 
 
Búsqueda personalizada
 
 

 
 

INCIDENCIA DEL INCESTO

Tradicionalmente, se pensaba que el incesto era algo raro y estrafalario. Las primeras investigaciones confirmaron esta idea, al mostrar que la cantidad de incestos perseguidos por la policía y procesados por los tribunales en los Estados Unidos correspondían sólo a una o dos personas por millón y año. La realidad, sin embargo, es que la inmensa mayoría de los casos no se denuncia ni se persigue. Para hacernos una mejor idea de su auténtica incidencia, es preciso encuestar a la población en general. En una investigación de este tipo, el 7% de la muestra había llegado al coito con algún pariente. En una encuesta general a estudiantes universitarios de primer ciclo, el 15% de las mujeres y el 10% de los hombres manifestaron haber tenido alguna experiencia sexual con un hermano o hermana. En la mayoría de estos casos, la actividad se limitó a acariciar y exhibir los genitales. Se llegó al co¡to en un 5% de los casos cuando el encuestado tenía menos de 8 años y en un 18% cuando el encuestado tenía más de 13 años. La cuestión es que el incesto, sobre todo si se define de manera que incluya cualquier otro contacto sexual además del coito, no es en absoluto raro.

¿Qué tipo de incesto es más corriente: entre padre e hija, entre hermano y hermana o entre hermanastros? En un estudio sobre incestos denunciados (a la policía o a otras autoridades), los casos entre padre e hija eran, con mucho, los más corrientes: constituían el 78% de la muestra; el 18% correspondía a incesto entre hermano y hermana; el 1%, entre madre e hijo, y el 3% restante, estaba constituido por relaciones incestuosas múltiples. No obstante, en investigaciones sobre la población general, el incesto entre hermano y hermana es mucho más corriente, superando al habido entre padre e hija en una proporción de cinco a uno. Por tanto, parece que el incesto entre hermano y hermana es, en realidad, la forma más corriente. Sin embargo, la mayor parte de las investigaciones se han realizado sobre los casos denunciados, o sea, sobre el incesto entre padre e hija, que representa un caso claro de daño inferido por un hombre a una mujer.

 

 

 

 

 

 

Menú de este tema

Home