La Página de la Vida / www.proyectopv.org Página Principal

   Recibe tu Boletín            Vídeos             Libros, presentaciones, posts...

 
   
 
 
 
 
Búsqueda personalizada
 
 

 

 

EL INICIO DE LA ANOREXIA NERVIOSA

AnorexiaEs irónico que los jóvenes que necesitan adelgazar rara vez siga una dieta de adelgazamiento, mientras que los que no lo necesitan lo hagan constantemente. Esto es una respuesta a una sociedad que, de forma creciente, emite un mensaje poderoso: "Si quieres ser feliz deberás ser delgado." En los anuncios comerciales, las películas, la TV y todos los medios de comunicación se proyecta la imagen de mujeres sonrientes, sensuales, exitosas y ¡flacas! Las adolescentes, para quienes ser populares, aceptadas y atractivas es esencial, absorben el mensaje y concluyen: "Yo podría ser más feliz si fuese tan delgada como esas modelos o actrices." La obsesión con la pérdida de peso es un factor contribuyente a los trastornos alimentarios tan prevalentes en estos principios del siglo XXI. Y entre ellos descuella, por su triste importancia, la anorexia nerviosa.

Esta enfermedad comienza, típicamente, en una joven que "se ve gorda" o que quiere "perder unos kilitos" y comienza una dieta, incrementando, en muchos casos, la actividad física. Con los días, a pesar de perder abundante peso sigue disconforme, aunque a menudo sufra de intenso frío y tenga que cubrirse de ropa de abrigo. Pierde luego sus períodos menstruales (amenorrea secundaria) y comienza a evitar el contacto con sus familiares, que le hablan insistentemente de la necesidad de que se alimente. No asiste a las horas de comida en casa o, si participa en ellas, oculta los alimentos y después los tira. Poco a poco abandona su vida social, aunque mantiene su interés por la escuela. Con el paso del tiempo se transforma en un ser "todo piel y huesos" y su salud peligra.

Cada paciente es única, pero los expertos en el tema han identificado ciertas características comunes en la anorexia nerviosa. Las chicas habitualmente son perfeccionistas, carecen de autoestima y están siempre dispuestas a cumplir con lo que otros esperan de ellas (en forma perversa, la dieta fanática es su única expresión de autonomía). Estas chicas se sienten inseguras de su identidad personal (refugiándose en la identidad anoréxica), tienden a comportamientos rígidos y obsesivos, necesitando tener bajo control sus pensamientos y apariencias. Por encima de todo, muchas temen los cambios puberales y la con siguiente sexualidad y consiguen eliminar la pubertad "matándose de hambre".

La familia también acostumbra a ofrecer unas características particulares. Los padres son sobreprotectores, pero al mismo tiempo no hay una clara definición de los papeles familiares. Así, un padre puede funcionar como un igual (un par o compañero) y la hija como una confidente. Uno o ambos padres están inmersos en cada detalle de la vida de su hija, a menudo a niveles muy intrusivos. En otras palabras: el progenitor puede vivir su vida a través de su hija, en lugar de brindar un modelo de identificación adulto, con suficiente autonomía y separado jerárquicamente de ella. También, uno o ambos padres suelen tener una carrera o actividad profesional con mucho éxito y la hija suele asumir que es eso, precisamente, lo que se espera de ella. Las adolescentes anoréxicas casi siempre han sido hijas modélicas, y por lo tanto el comentario habitual de los padres es más o menos éste: "Jamás pensé que sería precisamente ella la que nos fuese a causar tanto dolor." Asimismo, son familias que tienden a ser excesivamente conservadoras, a veces hasta la rigidez, y muestran evidentes dificultades con todo lo que suponga cambio. Intentando evitar conflictos, se inclinan por minimizar o evitar la discusión de sus problemas. El resultado es que los hijos tienden a sentirse confusos y atrapados entre las tensiones silenciosas que presentan los padres. Algunos terapeutas familiares especulan que la chica «se sacrifica» (inconscientemente) para que la atención de los padres se centre sobre ella y de ese modo desviar la atención de una situación matrimonial potencialmente inestable...

Es común que uno o ambos padres, o una hermana o hermano, también estén muy preocupados por su apariencia física o estén siguiendo un régimen de adelgazamiento, autoinducido o por indicación médica (por ejemplo, padres con colesterol elevado). Ocasionalmente, algún miembro de la familia ha sufrido también un trastorno de la alimentación, una enfermedad depresiva o experimentado un abuso de alcohol u otras sustancias. Obviamente, siempre hay excepciones a estas características. A veces la anorexia hace su aparición en una familia sin dificultades previas y los trastornos familiares que puedan presentarse se dan en respuesta a la propia anorexia.


Criterios para el diagnóstico de anorexia nerviosa.

• Mentales.

A. Rechazo a mantener el peso corporal por encima del valor
mo normal teniendo en cuenta la edad y la talla.

B. Miedo intenso a ganar peso o a convertirse en obesa, incluso estando por debajo del peso normal.

C. Alteración en la percepción del peso o la silueta corporal se "nota" con mucho peso y «se ve» obesa).

D. En mujeres que han tenido la menarquía, ausencia de por lo menos tres ciclos menstruales consecutivos.

 

 

Anorexia

 

 

 

 

 

 

Menú de este tema

Home