La Página de la Vida / www.proyectopv.org Página Principal

   Recibe tu Boletín            Vídeos             Libros, presentaciones, posts...

 
   
 
 
 
 
Búsqueda personalizada
 
 

 
 

Insatisfacción laboral. Inadaptación profesional

Hay un buen número de circunstancias que pueden ocasionar problemas de adaptación al ambiente familiar. El horario, los compañeros de trabajo, la forma de trabajar, las expectativas y exigencias referidas a cada persona en concreto, el tipo de actividad que se desarrolla, etc.; pueden crear una insatisfacción más o menos profunda en una persona que comienza a trabajar, o bien, al cabo de un cierto período de estar trabajando de este modo.

Toda esta serie de factores hace que una persona piense que debe cambiar de trabajo, o bien, que se sienta incapaz de poder desarrollarlo adecuadamente; pero en otras ocasiones lo que sucede es que se trata de personas muy inseguras, con poca confianza en sí mismas, con una personalidad neurótica que les dificulta su adaptación a cualquier tipo de actividad laboral. En otras ocasiones, el problema deriva de una incapacidad para afrontar responsabilidades (a veces por un exagerado sentido de la responsabilidad) o para tomar una decisión, lo que también se encuentra en relación con patrones individuales de personalidad, especialmente con los rasgos neuróticos. La depresión, cursa con una disminución de la creatividad, y de la capacidad de iniciativa; el rendimiento intelectual decrece por dificultad de concentración, lentitud en la asociación de ideas, etc., haciendo que el deprimido se sienta incapaz de trabajar. A estos síntomas se añaden otros, como el pesimismo, sentimientos de inutilidad, de no ser capaz de hacer nada correctamente, de cansancio físico y desinterés por pérdida de estímulos y motivaciones, con lo que la insatisfacción y desadaptación laboral surgen paralelamente con el síndrome depresivo.

Otras veces, las dificultades en el trabajo son la mera expresión de una personalidad psicopática asténica o abúlica por la cual aparece ya un cansancio previo al esfuerzo, falta de incentivos y proyecciones sociales que desvirtúan parte del sentido del trabajo. También las personas muy desconfiadas o que padecen síndromes paranoides tienen muchas dificultades para adaptarse al ambiente laboral. Continuamente desconfían de sus compañeros de trabajo, pueden pensar, sin fundamento objetivo, que los observan para perjudicarlos, o que se están burlando de ellos. En casos en los que se establece una actividad delirante de tipo paranoide, suele surgir un delirio cuya temática se refiere a complots entre grupos más o menos organizados de compañeros de trabajo que intentan perjudicar, con lo que estas personas se encuentran en situación de continua alerta y pueden tener comportamientos agresivos, aparentemente incomprensibles.

Cuando un sujeto posee una personalidad inmadura o no se conoce suficientemente bien a sí mismo, especialmente en lo que refiere a sus aptitudes y limitaciones, puede vivir en una perpetua sensación de insatisfacción originada por una desproporción entre lo que ambiciona y las posibilidades reales de conseguirlo; o, en otros casos, por la paradójica situación de que al obtener un logro determinado, éste pierde automáticamente todo su valor. Frecuentemente, son personas poco pacientes y constantes, que necesitan gratificaciones inmediatas; es decir, lograr sus objetivos profesionales en espacios muy recortados de tiempo, lo que es prácticamente imposible. De este modo se sienten continuamente insatisfechos y tienden a cambiar de ocupación en un intento de lograrlo; pero sólo excepcionalmente lo consiguen.

La inestabilidad en el trabajo es un dato más frecuente en la historia biográfica de las personas que padecen cualquier tipo de trastorno psicopatológico. A su vez, los cambios de trabajo demasiado frecuentes suponen una sobreexigencia de adaptación psicológica, con lo que pueden ocasionar trastornos psíquicos, especialmente estrés, trastornos por ansiedad y depresión. En otras ocasiones la inestabilidad laboral no es más que un reflejo de una personalidad poco equilibrada, con fuertes oscilaciones de ánimo, si bien este tipo de situaciones puede deberse al progreso profesional o a la peculiaridad de determinados tipos de trabajo.

 

 

 

Menú de este tema

Home