La Página de la Vida / www.proyectopv.org Página Principal

   Recibe tu Boletín            Vídeos             Libros, presentaciones, posts...

 
   
 
 
 
 
Búsqueda personalizada
 
 

 

 

LA INTERPRETACIÓN DE LOS SUEÑOS

Desde la más remota antigüedad, el ser humano ha intentado interpretar sus sueños, a los que atribuía un cierto carácter mágico. Se pensaba que podían tener un cierto significado oculto e incluso premonitorio; es decir, que mediante los sueños se podía estar anunciando un acontecimiento futuro. Freud, y los continuadores del psicoanálisis en general, volvieron a estudiar los sueños pensando que podrían ayudar a conocer mejor la problemática de los pacientes que acudían a su consulta e incluso que podían constituir una vía para descifrar conflictos psicológicos que permanecían albergados en el inconsciente de estas personas.

La primera doctrina propuesta por Freud en la interpretación de los sueños se basaba fundamentalmente en la hipótesis de que todo sueño suponía la realización de deseos que no se podían llevar a cabo mientras permanecíamos despiertos. Según esto, el sueño sería la expresión, más o menos inconsciente, de un deseo insatisfecho. Posteriormente, el mismo Freud reconoció que no siempre era así, y que también podían ser la manifestación de un problema o una preocupación, e incluso la expresión, no de los deseos, sino de los temores del inconsciente, tal como ocurre con muchos sueños angustiosos.

Hay sueños que se repiten con cierta frecuencia y que generalmente están cargados de angustia; suelen ser la expresión de un trauma psicológico padecido con anterioridad y que todavía no ha sido debidamente asumido por esa persona. También se ha comprobado que el contenido de los sueños está relacionado muchas veces con la actividad llevada a cabo durante el día, y muy especialmente, con las imágenes percibidas durante los momentos inmediatamente anteriores a haberse quedado dormido.

No hay una opinión uniforme sobre la significación y simbología de los sueños. Freud les atribuía fundamentalmente un carácter sexual, mientras que Adler defendía que estaban más relacionados con la ambición de poder, con el propio prestigio y con particularidades propias de la dinámica social. lung atribuye a cada objeto un significado concreto que se podría más o menos generalizar a todas las personas, concibiendo los sueños como un puro lenguaje simbólico.

En realidad, a la hora de intentar interpretar los sueños es necesario realizar un análisis pormenorizado e individualizado en el que colabore directamente la persona sometida a análisis, ya que muchas veces es ella quien nos va a facilitar las claves para descifrar las posibles asociaciones simbólicas. De hecho, para una persona determinado objeto puede tener diversos significados que generalmente no coinciden con los que, en cambio, les puede atribuir otro sujeto.

Desde el punto de vista científico no se ha podido demostrar que existan sueños premonitorios; es decir, que anuncien lo que va a suceder en un futuro. Sin embargo, hay personas que dicen haber soñado algunos acontecimientos que posteriormente se han cumplido. Esto se puede explicar en buena medida, por el hecho de que muchos sueños expresen deseos y temores de la vida real, tal y como ya hemos referido, y por tanto, no es sorprendente que al final alguno de éstos se llegue a cumplir en la realidad.

Por otro lado, puede ocurrir con los sueños un fenómeno similar al de la intuición, en la que se combinan una serie de conocimientos más o menos inconscientes, surgiendo como resultado una idea que puede coincidir con la realidad, o en el caso de los sueños, un acontecimiento que no era previsible a la luz de la conciencia, pero que sí lo era si se combinaban también los datos archivados en el inconsciente.

 

 

 

Menú de este tema

Home