La Página de la Vida / www.proyectopv.org Página Principal

   Recibe tu Boletín            Vídeos             Libros, presentaciones, posts...

 
   
 
 
 
 
Búsqueda personalizada
 
 

 
 

La libertad

La libertad, como concepto abstracto, supone una capacidad infinita de elección, sin que ésta se lleve a cabo bajo la presión de necesidades personales o de otros factores y circunstancias que puedan determinar la decisión final en un sentido o en otro. Cuando nos referimos a la libertad humana, lo hacemos en un sentido relativo, ya que el ser humano se encuentra limitado por su propia naturaleza. Cuando toma una decisión, lo hace dentro de un campo restringido de posibilidades, ya que muchas otras le resultan inaccesibles, y además, lo hace más o menos influido por factores internos y externos. La libertad es entonces para el hombre un bien a alcanzar. Se puede conseguir ser más libre cada día, aumentar los niveles individuales de libertad.

Desde el punto de vista de la psicología y psicopatología el problema de la libertad está íntimamente vinculado al del autodominio y a la salud psicológica. El autodominio implica ser señores de nosotros mismos, como decía Séneca, ser capaces de gobernarnos, de hacer lo que verdaderamente deseamos a medio y largo plazo, a pesar de que para lograrlo tengamos que renunciar a cosas más atractivas en ese momento o hacer un gran esfuerzo. Esto no resulta siempre fácil, sino todo lo contrario. Implica el control de los impulsos, tendencias, necesidades instintivas, etc., además de una alta capacidad de juicio crítico que nos facilite ver con claridad la situación en que nos encontramos al margen de todas las influencias a las que inevitablemente nos vemos sometidos por el medio ambiente en que nos desenvolvemos. La voluntad, por último, sería una herramienta imprescindible del hombre libre, ya que sin ella, éste no es capaz de llevar a cabo las acciones que se propone, siendo vencido en su empresa por la incapacidad de realizar un esfuerzo o por la dependencia que mantiene con necesidades a las que no es capaz de renunciar.

La enfermedad mental ha sido definida por muchos autores como una pérdida de la libertad. Realmente, en todos los trastornos psicopatológicos podemos observar una merma de la libertad personal, que varía desde la incapacidad para llevar a cabo los objetivos propuestos hasta una pérdida de libertad de tal calibre que exime a estas personas de sus responsabilidades civiles o penales.

La dependencia establecida con cualquier tipo de droga (tabaco, alcohol, cocaína, anfetaminas, etc.) supone una reducción de la libertad, generalmente muy grave, que se expresa dentro del mismo término drogadicción, ya que adicción significa sumisión a un dueño. También las fobias suponen una importante merma de libertad, ya que el exagerado temor que a estas personas les inspiran algunos objetos, animales, personas o situaciones, impide que puedan llevar una vida normal, quedando incapacitados para desarrollar ciertas actividades por su propio trastorno. La depresión quita libertad por la disminución de la capacidad para iniciar y desarrollar actividades, por la confusión del juicio crítico, las dificultades de concentración, empobrecimiento del pensamiento, de la creatividad, etc.

En las psicosis la pérdida de libertad es aún más severa. Muchos enfermos maniacodepresivos tienen que ser incapacitados legalmente por los desproporcionados gastos que hacen durante las fases maníacas en las que pueden perder absurdamente todos sus bienes. En la esquizofrenia y en todas las psicosis que cursan con síndromes alucinatoriodelirantes, se produce una desconexión con la realidad externa de gran profundidad. A veces, los enfermos se guían exclusivamente por las órdenes que reciben de sus alucinaciones auditivas en forma de voces. Otras veces expresan que sus pensamientos no son suyos, sino que alguien los introduce en su cabeza, o bien que se ven obligados a realizar actos contra su voluntad, como si fueran marionetas dirigidas a través de complicados aparatos. Estos trastornos del gobierno del yo suponen la casi total reducción de la libertad individual.

 

 

 

Menú de este tema

Home