La Página de la Vida / www.proyectopv.org Página Principal

   Recibe tu Boletín            Vídeos             Libros, presentaciones, posts...

 
   
 
 
 
 
Búsqueda personalizada
 
 

 
 

El maltrato

"Llega tarde, borracho y me golpea", es una de las expresiones que se presentan en todas las consultas. Contexto que no es fácil de resolver ya que tiene implicaciones sociales y económicas, además de las psicológicas.

Usualmente, la persona que maltrata a su pareja, generalmente hombre, tiene un historial a su vez de maltrato infantil y de insatisfacciones personales, laborales, familiares y en sus relaciones con la pareja.

Cuando, producto del alcohol, la corteza cerebral se adormece y el individuo se desinhibe, todos esos fantasmas afloran y, en medio de su rabia y frustraciones, buscará desquitarse con la persona más cercana y débil emocional y físicamente. Este atropello puede suceder aunque se sea alcohólico o no. Sacar a esta persona de su patológica conducta, requerirá ayuda profesional tanto para tratar el alcoholismo como para controlar la ira y su comportamiento abusivo.

Por su parte, la pareja agredida, usualmente mujer, se siente además de física y verbalmente atropellada, lastimada corporal y emocionalmente y con la autoestima por los suelos, no sabe que hacer, se desespera y normalmente se encuentra atrapada debido a la carencia económica que le impone soportar semejante sufrimiento.

Después de la tormenta, vienen las disculpas y los perdones, además del sentimiento de culpa por parte de ambos, del agresor por el daño causado y de la persona lastimada que empieza a dudar de si misma y a sentirse culpable. Se dan casos en la que la víctima llega a convencerse de que ha recibido la paliza por culpa suya, lo cual en ningún caso es cierto.

El dilema radica en que esta situación, una vez que comienza, se instala un círculo vicioso que será difícil de romper sin la voluntad de ambos y la ayuda profesional. El punto de partida es que se reconozca que no es suficiente pedir perdón o decirle a la pareja te amo, después de la agresión, ya que lo primordial es el compromiso de no hacerle daño al otro. Una vez establecida esta obligación en la relación de la pareja, habrá que trabajar juntos los otros elementos como el manejo de las frustraciones, de la ira, de la culpa y de la autoestima de uno y del otro.

Se debe aceptar que en la vida existen problemas y que lo substancial es solucionarlos. Que las lamentaciones y culpabilizar a los demás no conduce a nada. Los dos deben ser compañeros y darse fuerzas mutuamente para ser cada día mejores.

Sabemos que el maltrato se origina con ofensas verbales y gritos, y que si no se controla a tiempo acabará siempre en desdicha y, a veces, en tragedia. Si es tu caso, busca ayuda especializada.

 

 

 

Menú de este tema

Home