La Página de la Vida / www.proyectopv.org Página Principal

   Recibe tu Boletín            Vídeos             Libros, presentaciones, posts...

 
   
 
 
 
 
Búsqueda personalizada
 
 

 
  LA MUJER MALTRATADA

Hay quienes proponen, como solución al problema de la violación, que las mujeres se queden en casa, sin salir a la calle. Sin embargo, los datos muestran que, en la actualidad, la mujer está menos segura en su propia casa que en la calle. Las siguientes estadísticas dan cierta idea del grado que alcanza la violencia doméstica:

— Se estima que, cada año, en los Estados Unidos, entre 3 y 4 millones de mujeres reciben palizas de sus compañeros íntimos.

— Aproximadamente, el 95% de las víctimas de la violencia doméstica son mujeres.

— Cada año, las palizas producen más lesiones que requieren tratamiento médico que las violaciones, los accidentes automovilísticos y los atracos juntos .


Hasta finales de los años setenta, el tema de los malos tratos a las esposas no suscitó la atención pública, por lo que se ha investigado mucho menos que la violación. En realidad, este tema tiene una larga historia y, en muchas ocasiones, se ha considerado una forma legítima de comportamiento, extensión lógica de los papeles del hombre y de la mujer. Por ejemplo, en la Francia del siglo XVI, el Abbé de Brantóme, aunque reacio a hablar en contra de las enseñanzas de la Iglesia Católica, se sintió obligado a preguntar: "pero, con independencia de cuan grande sea la autoridad del esposo, ¿qué sentido tiene que se le permita matar a su esposa?". En Rusia, durante el reinado de Iván el Terrible, la iglesia estatal apoyó tales prácticas, aprobando una "Ordenanza del hogar" que detallaba cómo podía dar el marido una paliza más eficaz a su mujer. Es probable que el primer libro contemporáneo que tratara el tema fuese: Scream Quietly or the Neighbors Will Hear (2), de Erin Pizzy (1974), quien abrió en Inglaterra un refugio para mujeres maltratadas.

Aunque, en Occidente, se habla de la familia como de un oasis de paz y seguridad, se estima que, actualmente, la violencia familiar es elevada. En un importante estudio se analizó una muestra de más de 2.000 familias. Los datos indicaron que a principios de este siglo el 16% de las parejas tuvo algún tipo de relación violenta (desde bofetadas hasta auténticas palizas). En el transcurso del matrimonio, eso significa que, alrededor del 28% de las parejas habrá experimentado algún tipo de violencia. Los investigadores estiman que en el 5%, más o menos, de los matrimonios, la mujer recibe alguna paliza en algún momento. La frecuencia media de las palizas es 2,4 al año. No obstante, hay que tener en cuenta que estas estadísticas representan una estimación a la baja, puesto que muchas personas no están dispuestas a admitir tales acontecimientos.



(1) Los malos tratos pueden producirse en situaciones diferentes a la del matrimonio, por ejemplo, cuando un hombre divorciado o separado regresa para pegar a la mujer o cuando tienen lugar entre parejas que sólo cohabitan de hecho. Para simplificar la terminología, en la exposición siguiente aludiremos a todas ellas como "esposas maltratadas". También es cierto que, en algunos casos, es la mujer quien maltrata al marido. No obstante, cuando la violencia es física, pero sin llegar al homicidio, la mayor fuerza física del varón supone normalmente que la paliza a la esposa produce mayores daños físicos que la paliza al marido. En consecuencia, nos ocuparemos aquí de los malos tratos a las esposas y no de los que reciben los maridos.


(2) Grita en voz baja, o lo oirán los vecinos".

 

 

 

 

 

 

Menú de este tema

Home