La Página de la Vida / www.proyectopv.org Página Principal

   Recibe tu Boletín            Vídeos             Libros, presentaciones, posts...

 
   
 
 
 
 
Búsqueda personalizada
 
 

 
 

La necesidad de trabajar. El significado del trabajo

El trabajo es algo que puede ayudarnos a completar el sentido de nuestra vida, siempre que sea coherente y se acople a nuestros deseos, tendencias y aptitudes. El tiempo que dedicamos al trabajo ocupa una buena parte de nuestra existencia. Es una fuente importantísima de satisfacciones y problemas que influye notablemente en nuestro modo de ser. Se puede decir que algunas personas tienden a elegir determinados trabajos en función de su personalidad, y al mismo tiempo, que un trabajo u otro van a contribuir a modelar la personalidad de aquellos que lo ejercen.

El trabajo llena de sentido la vida porque sirve para encauzar en una dirección el desarrollo de la personalidad. Mediante el trabajo sentimos que podemos ser útiles a los demás, lo que aumenta nuestra autoestima al comprobar cómo la sociedad valora, no sólo económicamente, nuestra labor. De este modo se facilita la adaptación social, a la vez que se encuentra un medio para expresar nuestras aptitudes creativas, la capacidad de esfuerzo, constancia, renuncia, etc.

Por otro lado, el trabajo focaliza el ámbito de nuestros intereses y, generalmente, enriquece nuestra vida de relación. Trabajar bien, hacer bien las cosas, suele conllevar a una cierta satisfacción, que en algunos casos se aproxima a la del triunfo, al tiempo que surgen estímulos que invitan a la propia superación, sobre todo, en trabajos creativos o poco rutinarios. Trabajar sirve además para lograr una independencia económica, que puede tener grandes repercusiones en terrenos como el familiar, y que, en cualquier caso, facilita el que se tomen con más seguridad algunas decisiones.

La falta de trabajo, porque no se desea estar parado, suele provocar a medio o largo plazo una profunda sensación de vacío existencial. Si el problema estriba en que no se encuentra trabajo a pesar de desearlo, se generan sentimientos de frustración, inutilidad u hostilidad hacia la sociedad en general, favoreciéndose la desadaptación, la delincuencia o un retraso en la maduración de la personalidad, ya que el trabajo favorece su desarrollo.

Por el contrario, una exagerada dedicación al trabajo también puede ser expresión de un trastorno psicopatológico. A veces, algunas personas dedican excesivo tiempo a su trabajo, desatendiendo otras obligaciones, ocupaciones o intereses. Todo parece estar justificado si no hacen esta cosa o aquélla por cuestión del trabajo, parece que estuvieran absorbidos por su actividad profesional hasta el punto de desatender parcelas tan importantes de la vida como el amor, la familia, la cultura, etc. Si esta situación se prolonga bastante hay que pensar que el trabajo se ha convertido en un refugio para escapar de problemas importantes que necesariamente hay que abordar; o bien, que tiene una función próxima a las actitudes narcisistas; el trabajo deja de tener una cierta proyección sobre los demás para convertirse en un mero instrumento de autoafirmación, e incluso de autocontemplación, desvirtuándose su finalidad natural.

 

 

 

Menú de este tema

Home