La Página de la Vida / www.proyectopv.org Página Principal

   Recibe tu Boletín            Vídeos             Libros, presentaciones, posts...

 
   
 
 
 
 
Búsqueda personalizada
 
 

 
 

QUÉ ES UNA OBSESIÓN. COMPULSIONES

La obsesión es un pensamiento insistente que domina al sujeto, al menos intermitentemente, pese a que éste lo considere injustificado, absurdo, e intente liberarse de él. Los temas son variadísimos, por ejemplo, puede sentir el temor obsesivo de tirar a su hijo por la ventana; le horroriza la idea, es lo último que haría, y sin embargo, no puede sustraerse a la constante angustia de este temor, que lo domina aunque sea consciente de su injustificación; por eso acude a las consultas a preguntar «si es posible que pierda la razón y cometa ese crimen» (no existe tal posibilidad, el niño no corre ningún peligro). Otro caso es el de un enfermo que cuando su automóvil marcha por la carretera y adelanta a un ciclista, sufre la obsesión de haberlo atropellado; aunque sabe que no es así, ha de mirar por el retrovisor para comprobarlo, y muchas veces no queda tranquilo y tiene que dar la vuelta para ver pasar de nuevo a la supuesta víctima, etc. En la neurosis obsesiva se explica el mecanismo de las obsesiones, que constituyen un martirio para quien las padece. La diferencia principal con las ideas delirantes es que el obsesivo «sabe» que sus ideas son absurdas, pero no puede sustraerse a su influjo; el delirante cree que sus ideas delirantes son ciertas.

Se llama compulsión al impulso patológico que lleva a realizar determinados actos o ceremoniales, en relación con ideas obsesivas; el paciente es, de nuevo, consciente de que estos actos son absurdos y desea liberarse de ellos, pero sufre tal angustia al no realizarlos que cede a sus impulsos compulsivos. Obsesiones y compulsiones suelen estar tan entrelazadas que se presentan unidas en la neurosis obsesivo-compulsiva, aunque existen casos con dominio de la faceta puramente intelectual (por ejemplo, obsesiones de tipo filosófico: «paso el día pensando en las dimensiones infinitas del Universo, hasta que me da vértigo. Es ridículo, pero no puedo evitarlo, consumo así el día, cada día... y mi vida, de este modo tan estúpido»), A estas formas «intelectuales» se las denomina neurosis obsesivas.

Las compulsiones adquieren frecuentemente la forma de «duda inmotivada» sobre algo que puede ser importante, como por ejemplo, si se han dejado bien cerrados los grifos o la llave del gas; el enfermo se tiene que levantar una y otra vez a comprobarlo, entrándole de nuevo a los pocos minutos la duda de si se habrá cerciorado bien, y tiene que levantarse nuevamente, indignado consigo mismo y desesperado por no lograr dominarse. Si aparecen los actos o ceremoniales compulsivos como muy dominantes se habla de neurosis compulsiva, pero, por la mera enunciación de la sintomatología, ya se comprende que la presentación habitual es mixta, de pensamientos e impulsos, o sea en forma de neurosis obsesivo-compulsiva.

 

 

 

Menú de este tema

Home