La Página de la Vida / www.proyectopv.org Página Principal

   Recibe tu Boletín            Vídeos             Libros, presentaciones, posts...

 
   
 
 
 
 
Búsqueda personalizada
 
 

 

  LA HEROÍNA: DEPENDENCIA

Cuando a principios del siglo pasado un investigador, Setürner, aisló la morfina (principal alcaloide del opio) para combatir el dolor, abrió, sin saberlo, la puerta a la drogadicción. La primera manifestación importante de dependencia a la morfina se presentó durante la guerra de Secesión americana (1861-1865) en los combatientes heridos a quienes les era administrada. Había que encontrar un nuevo analgésico de igual potencia pero sin la capacidad de adicción de los opiáceos. Y fue con estos deseos como se introdujo la heroína en 1896, derivado semisintético de la morfina (diamorfina), más potente y con una duración más breve de los efectos. Se comercializó como "el fármaco héroe", aquel que venía a remediar los problemas ocasionados por la morfina. Pero las esperanzas se vieron frustradas al poco tiempo, porque demostró tener escasas aplicaciones terapéuticas y presentar la misma dependencia que los opiáceos. Sin embargo, aquí se quedó como la principal sustancia drogadictiva.

El caso de la heroína es distinto al de otras toxicomanías en el sentido que no existen consumidores esporádicos o sociales: la práctica mayoría de los que prueban sus efectos serán toxicómanos al cabo de pocos meses de un consumo continuado (independientemente de los mecanismos por los que el joven inicia el consumo: curiosidad, diversión, etc.). Habitualmente, el uso de esta sustancia se inicia por vía inhalatoria; con el tiempo y por necesidades económicas u otros mecanismos, el joven termina administrándose la droga por vía intravenosa. Y ya es sabido que esta droga causa estragos en el organismo: afectación del rendimiento intelectual, alteraciones de la personalidad (relaciones afectivas, sexuales), sintomatología psiquiátrica (ansiedad, depresión), además de que la autoadministración intravenosa conlleva el riesgo de contraer enfermedades infecciosas (el sida, entre ellas) y el riesgo de sobredosificación aguda mortal que en sus prolegómenos se manifiesta clínicamente por una tríada típica de síntomas: pupilas muy pequeñas (miosis), depresión respiratoria y coma.

Al principio, los efectos de la heroína son muy placenteros (según muchas descripciones, son sensaciones superiores a las de un orgasmo sexual); así la heroína, inicialmente, se comporta como un reforzador de carácter positivo (un estímulo reforzador es aquel que incrementa la probabilidad de que se reincida en una conducta). Por lo tanto, la obtención de placer o bienestar implica una conducta de consumo continuado y repetido. No obstante, con el tiempo, la heroína pierde capacidad para producir el placer o bienestar inicial: la ausencia de la heroína insatisface cada vez más. Si al principio la obtención del placer (reforzador positivo) mantenía el comportamiento de autoadministración, al
final es un reforzador negativo (paliar el malestar de la abstinencia) el que impulsa a administrarse la sustancia, en unas condiciones en las que la obtención de efectos placenteros cada vez es menor. Por este motivo, los jóvenes drogadictos trafican, roban, se prostituyen o hacen lo que sea para mantener la dependencia. Debido a la tolerancia a la sustancia que va creando el organismo, las necesidades diarias de heroína se incrementan progresivamente y en un corto espacio de tiempo. Tanto es así que al cabo de los años algunos se administran cantidades que serían mortales para el no iniciado. Además, la tolerancia se desarrolla con más rapidez en aquellos jóvenes que ya tienen una historia previa de toxicomanía.

Es sabido que la supresión del consumo de heroína ocasiona la aparición del espectacular síndrome de abstinencia, que tiene una fase aguda con un conjunto de alteraciones psicológicas y físicas, cuyas manifestaciones tienen su máximo a las 24-48 horas y desaparecen en unos días, y que luego continúa con una fase retardada (de abstinencia), en la que se observan pocas alteraciones físicas, pero prevalece la dependencia psicológica: una alteración que caracteriza durante meses y años al joven por su fácil recaída al consumo de drogas.

El tratamiento de esta drogadicción que "engancha" tanto a los que caen en ella pasa por una indispensable desintoxicación farmacológica (con la vía alternativa de la metadona), conjuntamente con las debidas estrategias de rehabilitación y reinserción social del paciente.


Síndrome de abstinencia de la heroína.

- Ansiedad

-Agresividad.

- Pupilas dilatadas.

- Lagrimeo.

- Secreción nasal (rínorrea).

- Sudoración profusa.

- Escalofríos.

- Bostezos.

- Temblores.

- "Piel de gallina".

- Embotamiento mental.

- Agitación motriz (hiperactividad locomotora).

- Dolores articulares.

- Espasmos abdominales.

- Aumento de la presión arfefiaL

- Seqoedad bucal.

- Descenso del apetito.

- Rigdez espasmódica.

- Rechinar dedientes.

- Náuseas y vómitos.

- Dificultad para concentrarse y desarrollar actividad.

- Alucinaciones (poco frecuentes).

- Ansiedad.

- Desorientación y confusión.

- Insomnio y agitación.

 

 

 

 

 

 

Menú de este tema

Home