La Página de la Vida / www.proyectopv.org Página Principal

   Recibe tu Boletín            Vídeos             Libros, presentaciones, posts...

 
   
 
 
 
 
Búsqueda personalizada
 
 

 

 

PREOCUPACION POR EL DESARROLLO DE LOS PECHOS

No debemos cansarnos de insistir en la importancia del minucioso examen pediátrico de los incipientes senos de las niñas, si queremos prevenir sus malformaciones futuras y deseamos evitar impedimentos a la deseable lactancia natural. Es conocido que el primer signo evidente de que se inicia la
pubertad es la aparición del botón mamario que dará lugar a las mamas de la mujer adulta. Y esto ocurre entre los 8 y 13 años, poco antes del estirón puberal.

Nadie duda de que el desarrollo mamario marca un hito en la vida de la joven. Su reacción al espectacular cambio anatómico dependerá de su personalidad y estilo. Así, podrá estar contenta y sentirse atractiva, o experimentar una cierta vergüenza y ocultar sus pechos adoptando una posición encorvada. Es frecuente que las chicas noten que los varones comienzan a mirarlas (y según en qué latitudes, a piropearlas) y eso les produce mucha ansiedad. En estas situaciones, es habitual que las adolescentes adopten la actitud de pasar inadvertidas ante el desarrollo mamario, obligándose al andar a una posición en cifosis dorsal (curvatura anormal de la columna vertebral), con los hombros llevados hacia adelante y que puede conducir a una cifosis consolidada en la edad adulta. Otras se preocupan por anomalías reales o imaginarias de sus senos y no es inusual el temor al cáncer de mama (prácticamente inexistente a esa edad). Por todo lo cual, es importante que la adolescente tenga posibilidad de comunicarse y pueda expresar sus preocupaciones.

Los pechos se desarrollan de acuerdo con los estadios de Tanner y la asimetría es la norma, especialmente durante la etapa de crecimiento mamario rápido. Los trastornos mamarios más habituales durante la adolescencia consisten en el dolor mamario (mastalgia), las anomalías de forma, como el tamaño gigante, los bultos (tumores) sospechosos y las descargas por el pezón.

El dolor de los pechos se aprecia varios días antes de la menstruación. Se puede controlar utilizando durante el día un sostén con base firme y una sujeción similar durante la noche. En casos más severos, la medicación antiinflamatoria u hormonal cumple su objetivo. Es importante que la jovencita sepa que la mastalgia, aunque sea molesta y aparezca reiteradamente, es
inofensiva.

Las anomalías anatómicas de las mamas y del pezón, como puede ser la ausencia de estas estructuras, son corregibles con cirugía plástica, una vez que se ha completado la pubertad. Hay casos en que se presenta un exceso de mamas (polimastia) y pezones (politelia) a lo largo de una línea imaginaria que va desde la axila, descendiendo hasta la parte superior del abdomen (es un rudimento anatómico, recordatorio de la situación de las mamas de las hembras de los animales mamíferos), también susceptible de corrección quirúrgica. Como también lo es el mejoramiento de los pechos de tamaño descomunal (macromastia), que incluso pueden producir complicaciones locales como un dolor de espalda persistente, pero, sobre todo, inducir a bromas crueles, que pueden originar un repliegue de las jóvenes sobre sí mismas, con aislamiento social y cuadro depresivo. En caso de decidir el uso de la cirugía reparadora, debe también esperarse a que se complete el crecimiento mamario.

¿Qué hacer ante la aparición de un bulto en el pecho? En primer lugar, no angustiarse. La inmensa mayoría de los tumores mamarios de la adolescente son inocuos y desaparecen por sí solos, sin tratamiento alguno (no está de más, si el bulto persiste más de un mes, consultar al médico). El cáncer de mama es casi inexistente a esta edad, y las dos causas más comunes de masas tumorales, los quistes mamarios y el fibroadenoma, no constituyen una amenaza para la salud.

Las descargas de líquido por el pezón pueden ser lácteas, sanguinolentas o purulentas (con pus). El término médico para la secreción de leche en ausencia de embarazo previo es galactorrea. A veces se acompaña de ausencia de menstruación, en cuyo caso debe ser más preocupante. Hay que saber que es normal secretar leche después de un aborto espontáneo o durante el uso de píldoras anticonceptivas. La galactorrea se debe a niveles elevados de la hormona prolactina en el cuerpo, que habitualmente son consecuencia de una estimulación excesiva del pezón y de algunas medicaciones psiquiátricas, y muy raramente se deben a un tumor en la glándula hipófisis. La secreción sanguinolenta puede ser por una pequeña tumoración (papiloma) en el interior de los conductos mamarios, y la purulenta por una infección (mastitis) que se vierte en los canalículos recolectores de leche, lo cual es más común en la mamá adolescente que está dando el pecho.

 

 

 

 

 

 

Menú de este tema

Home