La Página de la Vida / www.proyectopv.org Página Principal

   Recibe tu Boletín            Vídeos             Libros, presentaciones, posts...

 
   
 
 
 
 
Búsqueda personalizada
 
 

 

 

PRINCIPALES ENFERMEDADES DE TRANSMISIÓN SEXUAL (ETS)

Una ETS es una infección que se transmite de una persona a otra a través de un contacto sexual, que puede ser tanto homo como hetero. También se les llama enfermedades venéreas.

La transmisión de todas estas enfermedades se efectúa en la mayoría de los casos por contacto íntimo con una persona infectada, ya que los organismos que las producen mueren con rapidez si se los separa del cuerpo humano. Aunque la zona normal de contacto suele ser los genitales, el sexo oral y anal también puede dar lugar a contagios.

Suelen comenzar en los genitales externos, pero se pueden extender también a la próstata, al útero, a los testículos y ciertos órganos cercanos. La mayoría de estas infecciones causan irritación, picores y ligeros dolores a nivel local, pero algunas, como la gonorrea y la uretritis por Chlamydia, son causa importante de esterilidad en las mujeres.
 

Candidiasis

Micosis, cuyo origen es el hongo Candida albicans, que se puede encontrar en cualquier parte de la naturaleza y del organismo, siendo más frecuente en la vagina. Produce un desagradable y constante picor interno y permanente de la vulva y entrada de la vagina, y fuerte escozor al orinar, el flujo se vuelve espeso, blanco y poco abundante, la vulva aparece enrojecida y edematizada. Tratamiento mediante óvulos vaginales.

 

Chlamydia trachomatis

ETS que origina una infección en el tracto urogenital. Produce abscesos y dolor al orinar. Se trata con antibióticos, pero puede convertirse en una infección más sería si no se diagnostica. Puede originar inflamaciones graves de la pelvis, embarazos extrauterinos en las mujeres y esterilidad tanto en hombres como en mujeres. En caso de embarazo, puede ocasionar alteraciones muy graves en el recién nacido.

 

Gonorrea

Enfermedad infecciosa transmitida por contacto sexual que afecta sobre todo a las membranas mucosas del tracto urogenital. Se caracteriza por un exudado purulento y está originada por una bacteria, el gonococo. El periodo de incubación es de dos a siete días.

Es más patente en los varones, en los que se observa un exudado uretral purulento importante. El pus, que al principio es escaso, se convierte en espeso y abundante. Provoca micciones frecuentes acompañadas por lo general de una sensación quemante. En las mujeres la infección se localiza en la uretra, la vagina o el cuello uterino.

Si no se atiende a tiempo las consecuencias pueden ser muy graves, por lo que es importante que el joven lo comunique a su familia y al médico lo antes posible.

Se trata con antibióticos.

 

Herpes genital

ETS que se inicia con prurito local moderado seguido de erupción progresiva de vesículas. Éstas se rompen y forman costras que, después, se secan. Todo este proceso puede durar de una a tres semanas. Muchas veces aparecen nuevas erupciones de vesículas cuando se está secando la erupción anterior. A veces se acompaña de cefaleas y fiebre. La madre infectada puede contagiar al recién nacido a su paso por el canal del parto, provocando una enfermedad grave, que suele ser mortal.

Se trata de forma tópica.

 

Sífilis

ETS causada por la espiroqueta treponema pallidum. Pequeña lesión llamada chancro, que aparece en el lugar de la infección de tres a seis semanas después del contagio. El exudado del chancro es altamente contagioso. Después aparece una erupción generalizada, se desarrollan úlceras en la mucosa bucal y pueden aparecer lesiones verrugosas de base ancha en el área genital, muy contagiosas; a veces se observan cefaleas, fiebre y adenopatías. Más tarde se entra en un periodo de latencia clínica con ausencia de síntomas, aunque los órganos internos pueden resultar afectados. Si no se trata puede ser mortal. La madre gestante puede transmitir la enfermedad al feto.

Se trata con antibióticos.

 

Condilomas

Papilomavirus. Incubación larga. Crestas de gallo, son siempre visibles, proliferaciones rosadas o grisáceas que anidan en las mucosas, en la cara interna de los labios mayores o menores, entrada de la vagina, cuello del útero en la mujer y glande y prepucio en el hombre. En ocasiones pueden ser invisibles y de difícil diagnóstico.

Tratamiento local. Pomadas.

 

Gonococia

Enfermedad bacteriana. La vía de contacto es la sexual, aunque en ocasiones también puede producirse mediante toallas húmedas, o tazas de los váteres. En la mujer afecta con rapidez a todos los órganos genitales aunque de manera débil, con escozor al orinar y abundante flujo amarillo acompañado de molestias en el bajo vientre. En el hombre se manifiesta con una uretritis aguda, escozor al orinar, dolor en el pene, orina turbia y flujo purulento amarillento que llega a manchar la ropa interior. Si no se diagnostica a tiempo o no se trata puede producir complicaciones serias para la salud. Se trata con antibióticos.

 

Hepatitis B

Transmisión sexual a través del esperma, las secreciones vaginales, la sangre menstrual y la saliva.

Produce anorexia, malestar general, náuseas, vómitos, dolores abdominales, musculares y articulares, febrícula y orina oscura.

 

Tricomoniasis

Parásito microscópico trichomona vaginalis. La vía de contagio son las relaciones sexuales, aunque también puede ocurrir éste mediante objetos húmedos, toallas, trajes de baño, ropa interior, asientos, etcétera. En la mujer produce vaginitis, con pérdidas líquidas, espumosas, con reflejos verdosos, olor desagradable y abundante, acompañada de picor y escozor vaginal; siendo imposible mantener relaciones sexuales por los intensos dolores. El hombre sufre pequeñas molestias, con ligero aumento del flujo uretral, acompañado de escozor en algunas ocasiones. Se trata con comprimidos orales.

 

 

 

 

 

 

Menú de este tema

Home