La Página de la Vida / www.proyectopv.org Página Principal

   Recibe tu Boletín            Vídeos             Libros, presentaciones, posts...

 
   
 
 
 
 
Búsqueda personalizada
 
 

 
  PROBLEMAS DE SALUD MENTAL EN MUJERES DE DISTINTAS ETNIAS

Las definiciones del término normal que aparecen a menudo en los textos de psicología incluyen características como control emocional, independencia, capacidad de pensamiento abstracto y lógico, capacidad de diferir la satisfacción, felicidad, preocupación por desarrollar al máximo las propias posibilidades y sentir el propio yo como individuo autónomo, capaz de controlar el medio. El problema que plantean estas definiciones consiste en que se basan en la experiencia del yo y de la salud de los varones de clase media. Es posible que no reflejen la experiencia de las mujeres ni de las personas de distintas etnias. Con frecuencia las mujeres tienen menos poder y controlan menos su medio. Y con respecto a los grupos étnicos es más frecuente que las personas se preocupen más por las relaciones con su familia y su comunidad que por su progreso personal como individuo. Por tanto, es probable que las definiciones de normalidad que presenta la psicología no sean adecuadas para las mujeres de distintas etnias.

Para los indios norteamericanos, la definición de bienestar y el método para tratar los trastornos se oponen a los de la corriente principal de la psicoterapia de los Estados Unidos. En la mayoría de las culturas indias, se considera que una persona se encuentra bien cuando es pacífica y rebosa fortaleza mediante el autocontrol y su adhesión a los valores culturales indios. Cuando una persona está trastornada, se utilizan los sistemas tradicionales de curación, que suponen un proceso comunitario que ayuda al individuo afectado, al tiempo que reafirma las normas de la comunidad; el proceso acentúa los aspectos holistas y naturalistas.

Sea dentro de las reservas o no, las mujeres indias experimentan intensas situaciones estresantes, pero parecen reacias a utilizar los servicios de salud mental. Esta reacción en contra se debe, en parte, a que consideran que dichos servicios no responden a sus necesidades ni a sus personas. A menudo, los indios que utilizan los servicios de salud mental expresan su preocupación porque esos servicios configuren su conducta en una dirección incompatible con su cultura.

Las mujeres asiáticonorteamericanas también experimentan el estrés provocado por el racismo y el sexismo y las refugiadas se han visto expuestas a situaciones estresantes extremas. Sin embargo, las estadísticas indican que los asiáticonorteamericanos, en comparación con los anglosajones, utilizan poco los servicios de salud mental. La explicación tradicional consiste en que la proporción de trastornos mentales entre los asiáticonorteamericanos es baja. No obstante, parece más exacto decir que, para la cultura asiáticonorteamericana, el trastorno mental es una vergüenza y un estigma, de manera que los individuos no piden ayuda hasta que no estalla un auténtica crisis y se han probado todos los recursos de la familia y de la comunidad. Más aún, cuando los asiáticonorteamericanos buscan una terapia, descubren a menudo que ésta no se muestra sensible con los valores de su cultura.

Tampoco los hispanos utilizan demasiado los servicios de salud mental y las hispanas son menos asiduas que los hispanos. Se han propuesto una serie de factores para explicar por qué los hispanos no son muy proclives a utilizar esos servicios: es posible que los que existen en la actualidad no estén a su alcance; algunos sectores de la población hispana utilizan métodos tradicionales para el tratamiento de estos problemas, en vez de la psicoterapia al uso.

La psicología tiene que afrontar la tarea de elaborar métodos psicoterapéuticos sensibles a las distintas culturas.

 

 

 

 

 

 

Menú de este tema

Home