La Página de la Vida / www.proyectopv.org Página Principal

   Recibe tu Boletín            Vídeos             Libros, presentaciones, posts...

 
   
 
 
 
 
Búsqueda personalizada
 
 

 

 

PRONÓSTICO Y TRATAMIENTO DE LA ANOREXIA

Hay una frase que resume perfectamente el objetivo terapéutico de estos pacientes: "Primero hay que tratarlos como adolescentes, antes que tratarlos como anoréxicos o bulímicos."

No se pierda de vista que hablar de anorexia nerviosa es hablar de una enfermedad grave. Han de saber que, por ejemplo, la mortalidad a largo plazo es una de las más altas entre las enfermedades psiquiátricas (casi el 20 %, después de 20 años de acontecer la enfermedad). Y de este porcentaje, casi la mitad se ha suicidado, de modo que existe la posibilidad de que un componente de la mortalidad sea la asociación (comorbilidad) con cuadros depresivos. Otro 20 % de anoréxicas continúa con un peso precario, irregularidades menstruales e infertilidad. Con el paso de los años, la mitad de las pacientes se curan de su anorexia nerviosa, pero la mitad de este grupo sufrirá trastornos de ansiedad o de depresión en su vida adulta. La anorexia nerviosa es una enfermedad exclusiva del sexo femenino en el 95 % de los casos; se da casi únicamente en la raza blanca, y tiene máxima incidencia en países desarrollados (se podría ironizar, pues, diciendo que es una enfermedad feminista, racista y capitalista). La enfermedad va en aumento día a día, y su incidencia de una chica de cada 800 en la población general pasa a una chica por cada 100 en los grupos de riesgo, como son: bailarinas, gimnastas, nadadoras y corredoras. La edad media de presentación de esta enfermedad es a los 17 años, aunque asimismo hay dos picos: a los 14 y a los 18 años. También la edad de aparición es cada día más alarmantemente precoz (12, 11, 10 años...). Y también hay que hacer otra puntualización: aumentan día a día los casos de anorexia en varones.

Hay diversos tipos de anorexia: la "restrictiva", que únicamente presenta el cuadro de anorexia, en un 60 % de los casos; la "bulímica", que además del síntoma principal de anorexia se acompaña de accesos de consumir cantidad de alimentos y luego vomitarlos, en un 40 % de los casos. A la anorexia nerviosa se la llama "purgativa" cuando los pacientes utilizan profusamente purgas y laxantes (y también diuréticos) para perder peso. Aproximadamente un 15 % de los pacientes anoréxicos luego desarrollan un cuadro de auténtica bulimia nerviosa (véase a continuación).

Como reglas básicas para el tratamiento de la anorexia nerviosa preconizamos la intervención precoz y a ser posible en régimen ambulatorio, evitando el ingreso hospitalario del joven, aunque haya que recurrir a esta solución cuando peligra la vida del paciente (descompensación brusca del peso, deshidratación, peligro de colapso cardíaco, etc.), tratándose entonces como un caso de urgencia médica. Es obvio que es preferible el tratamiento del paciente in situ, dentro de su marco natural que es la familia, con el soporte nutricional, medicamentoso y psicoterapéutico pertinente. Es una actuación más lógica y realista que el ingreso hospitalario de entrada, como obligado protocolo.

En el tratamiento de esta enfermedad hay que armarse de gran paciencia. El cuadro clínico es tan desesperante que consume físicamente al que lo padece, agota emocionalmente a los familiares, y hace mella en el personal sanitario que le atiende. Al respecto, un médico comentaba que "el remitir un paciente con un trastorno del comportamiento alimentario a un colega, no puede ser considerado como un acto amistoso." El paciente parece que nos diga: "Ayúdame... pero no dejaré que me ayudes" (en la práctica, intentará sabotear todo el tratamiento). Se trata de una auténtica destrucción corporal con supervivencia mental. La "huelga de hambre" de la jovencita está cargada de significados morales e incluso religiosos. Es como un repudio de la condición femenina: en búsqueda del ideal andrógino (los rasgos externos no se corresponden definidamente con los propios de su sexo). La ingestión de alimentos, a menudo de una manera forzada, la vive la chica como una intromisión en su integridad corporal, y se niega a ingerirlos. Decía categóricamente un médico: "la enferma no quiere comer, porque no quiere comer."

Hay ciertos factores que indican un buen pronóstico: edad de comienzo temprano, diagnóstico y tratamiento precoz, rehabilitación nutricional, mejora progresiva de la autoimagen y una familia que apoya. El tratamiento ideal a menudo requiere un equipo multidisciplinario. La recuperación de peso es un ingrediente esencial en el proceso de recuperación (al respecto advertía un terapeuta familiar: "Cuando el paciente empieza a comer y a recuperar peso, la terapia acaba sólo de empezar"). Asimismo, las terapias individuales y familiares son muy efectivas y un enfoque terapéutico unificado ofrece la posibilidad real de curación.

 

Hospitalización en la anorexia nerviosa.

A) Ventajas.

• Evita la muerte (urgencia médica).

• Separa al paciente de un medio familiar ansioso y conflictivo.

• Controla los reforzadores ambientales que mantienen la situación (interferencias).

• Incide directamente sobre el síntoma: anorexia.

B) Inconvenientes.

• Aísla al paciente del contexto natural sobre el que actuar: la familia.

• Favorece tas tendencias regresivas del paciente (ser un sujeto pasivo de la curación).

• Otorga el papel de chivo emisario para el paciente ("identificado" como responsable).

• Elevado coste del tratamiento.


"Reglas de oro" para el tratamiento de la anorexia nerviosa.

• Siempre que sea posible: tratamiento ambulatorio y abstenerse de ingresos hospitalarios.

• Prioridad a la recuperación del peso: terapia nutricional. Descartar causas orgánicas de la anorexia: análisis bioquímicos, EEG, radiografías, etc. (exploraciones no siempre necesarias y dependientes del criterio médico).

• Utilización precisa y limitada de medicamentos: multivitamínícos con minerales, antidepresivos, estimulantes del tránsito y vaciamiento gástrico, y sustitución hormonal (para la amenorrea de larga duración).

• Valerse de las sesiones de terapia familiar e individualizada y de las técnicas de modificación de la conducta.

 

 

 

 

 

 

Menú de este tema

Home