La Página de la Vida / www.proyectopv.org Página Principal

   Recibe tu Boletín            Vídeos             Libros, presentaciones, posts...

 
   
 
 
 
 
Búsqueda personalizada
 
 

 
 

PSICOLOGÍAS PARALELAS Y PENSAMIENTO MAGICO

Hay personas de las que decimos que en ellas predomina el pensamiento mágico o pensamiento mágico-primitivo, porque creen que sus pensamientos, palabras o acciones pueden o podrían de algún modo, provocar o prevenir un determinado acontecimiento, a pesar de que dicha creencia se oponga a las leyes propias de la lógica y de las relaciones causa-efecto. Por ejemplo, creer que si no pisamos todas las baldosas de una calle nos ocurrirá una desgracia, puede entrar dentro del pensamiento mágico, ya que no existe ninguna razón objetiva para creer esto desde el punto de vista de la lógica, y no corresponde a las leyes normales de relación causa-efecto.

Este tipo de pensamiento, que por definición se opone al pensamiento lógico es más frecuente entre los niños y en las personas pertenecientes a culturas primitivas, o que tienen escaso nivel cultural. El pensamiento mágico es propio de las personas con trastornos de tipo obsesivo-compulsivos. Estas personas realizan una serie de rituales estereotipados para librarse de algunas ideas extrañas que las asaltan de forma repetitiva e insistente a pesar de que ellas mismas las consideran con poco fundamento o completamente absurdas (ideas obsesivas). Los ritos que realizan son muy variados: repetición de jaculatorias, lavados de manos, tocar objetos, dar vueltas o giros sobre objetos o sobre sí mismas, etc. En cierto modo, éstos recuerdan a los de las personas supersticiosas, pero tienen un carácter menos voluntario, ya que más que obedecer a una creencia adquirida, responden a un impulso imperioso a realizar el ritual, ya que si no lo hacen alcanzan grandes niveles de angustia (actos compulsivos).

Las personas con pensamiento mágico tienden a creer en supersticiones que dependiendo de cada caso se encuadran en el marco de la brujería, magia negra, parapsicología, etc. Generalmente son muy sugestionables por los demás y vulnerables a la inducción de trastornos psicopatológicos por parte de otras personas que los padecen (delirios colectivos, delirios inducidos, etc.). A veces este pensamiento puede alcanzar proporciones delirantes o formar parte de las ideas de referencia si el sujeto mantiene una irreductible convicción en esas ideas absurdas a pesar de los argumentos y pruebas que los demás esgrimen en contra. En casos graves de este tipo, hay que pensar que nos encontramos ante un trastorno psicopatológico del tipo de la esquizofrenia, en la que el pensamiento mágico se estructura en torno a la temática delirante propia de las fases agudas de esta enfermedad.

También en los trastornos histéricos se puede observar un cierto pensamiento mágico, éste está presente en las denominadas personalidades histéricas o de conversión, pero es especialmente manifiesto en las psicosis psicógenas o pseudopsicosis histéricas en las que las personas que las padecen dicen encontrarse endemoniadas, haber mantenido relaciones con el diablo, etc., constituyendo un amplio campo de demonopatías, más frecuentes antiguamente que en la actualidad.

 

 

 

Menú de este tema

Home