La Página de la Vida / www.proyectopv.org Página Principal

   Recibe tu Boletín            Vídeos             Libros, presentaciones, posts...

 
   
 
 
 
 
Búsqueda personalizada
 
 

 
 

QUÉ ES LA PERSONALIDAD

PersonalidadEl término «personalidad» se suele asociar con frecuencia a la idea de un cierto atractivo social. Cuando decimos de alguien que «tiene mucha personalidad» queremos dar a entender que cuenta con una serie de rasgos que resultan muy atractivos para los demás: simpatía, ingenio, don de gentes... No es extraño, por tanto, que, coloquialmente hablando, todo el mundo aspire a «tener personalidad», pero... ¿qué es exactamente la personalidad?

El término «personalidad», al igual que «persona», deriva del latín personara, palabra que designaba a la máscara con que cubrían su rostro los actores durante las representaciones dramáticas. Poco a poco, el término fue pasando de su significado concreto a otros de índole más abstracta; Cicerón en su obra De officiis considera ya que la «persona» está determinada por cuatro tipos de rasgos:

a) Los que nos vienen dados por la propia naturaleza —natura—, que son comunes a todos los hombres.

b) Los que son propios de cada individuo en concreto.

c) Los que son fruto de las circunstancias entre las que vivimos —tempus.

d) Los que adquirimos mediante una elección personal —indicio nostro.

 

En el siglo III los Padres de la Iglesia usaron el término para referirse a las tres «personas» de la Santísima Trinidad y los filósofos medievales lo orientaron hacia los aspectos éticos y peculiares del individuo. Aunque ha ido variando de significado, hay una idea que siempre prevalece: «Engloba el conjunto de cualidades del sujeto.» Para definirla podemos decir que la personalidad representa «la estructura psicológica total del individuo, tal y como se revela en su forma de pensar y expresarse, en sus actitudes e intereses, en sus acciones y en su visión de la vida». Kurt Schneider define el «núcleo de la personalidad como el conjunto de sentimientos, estimaciones, tendencias y voliciones de un individuo».

Otra definición, entre las muchas que existen, dice que es el conjunto de cualidades propias que condensan elementos biológicos, psicológicos y socioculturales que conforman un todo propio e individual que aparece ante los demás y modula el comportamiento. Hay tres puntos a destacar de la personalidad:

1. Es una unidad de elementos que constituye un sello peculiar y propio.

2. Es la forma de responder ante los estímulos y circunstancias de la vida, que es donde se ve cómo unas cualidades destacan sobre otras, siendo las que caracterizan al sujeto.

3. Integra el conjunto de las funciones psíquicas y da como resultado el comportamiento.

Si nos paramos a pensar, descubrimos que podemos definir muchos tipos de personalidad o cargar de atributos la personalidad de cada individuo. Allport y Odbert encontraron en la lengua inglesa cerca de 18.000 palabras que podían utilizarse para definir la personalidad, muchas de ellas coincidentes. La tarea de la psicología es determinar qué cualidades son verdaderamente definitorias y relevantes para poder caracterizar y denominar la personalidad. Hay dos criterios que son los más usados para definir la personalidad: el tipo y los rasgos.

La tipología permite clasificar a los individuos según tipos, de forma que siempre quedaría uno encuadrado dentro de uno de ellos. Estos tipos de personalidad se basan en características psicológicas, el psicotipo, y morfológicas, el biotipo.

El rasgo se refiere a cualquier aspecto de la personalidad lo bastante importante como para caracterizar o distinguir, como ser tímido, pesimista, trabajador o simpático. La definición de los rasgos es el método más empleado para describir la personalidad de un individuo y son éstos los que determinan y miden los test de personalidad. La diferencia de los rasgos entre unas personas y otras es cuantitativa más que cualitativa, es decir, la mayoría de las personas tienen los mismos rasgos, pero aquellos que presentan con más intensidad son los que definen su personalidad. Por ejemplo, se puede ser poco simpático o claramente antipático, un tanto retraído o francamente tímido. Las escalas de personalidad cuantifican estos rasgos y según las puntuaciones determinan la personalidad individual. Hay dos tipos de rasgos, los unipolares y los bipolares. El rasgo unipolar es el que, partiendo de cero, se extiende al límite máximo de la manifestación, es el caso de los rasgos somáticos como la talla y el peso, o la misma inteligencia. El rasgo bipolar es el representado por dos polos opuestos que en el centro tienen el punto cero, como simpatía-antipatía, masculinidad-feminidad, introversión-extraversión... La personalidad viene definida sobre todo por rasgos bipolares.

 

Estructura de la personalidad.

La estructura de la personalidad se compone de cinco dimensiones que vamos a esquematizar:

1. Dimensiones somáticas:

— Morfológicas: talla, peso, conformación esquelética...

— Fisiológicas: pulso, respiración, sudoración, aspectos hormonales, equilibrio simpático-parasimpático.

2. Inteligencia y aptitudes.

3. Temperamento: determinado por factores bipolares como control-impulsividad, objetividad-subjetividad, dominio-sumisión...

4. Estructuras motivacionales:

— Necesidades: orgánicas, ambientales...

— Intereses: diversiones, cultura...

— Actitudes: políticas, religiosas, sociales...

5. Dimensión psicopatológica: que viene expresada por los trastornos de personalidad.

 

 

 

Menú de este tema

Home