La Página de la Vida / www.proyectopv.org Página Principal

   Recibe tu Boletín            Vídeos             Libros, presentaciones, posts...

 
   
 
 
 
 
Búsqueda personalizada
 
 

 

 

RECOMENDACIONES PARA LOS PADRES DEL ADOLESCENTE CON DEPRESIÓN

El papel de los padres o tutores del adolescente es decisivo en la superación del problema:

• Si el adolescente manifiesta los síntomas de la depresión descritos, la primera recomendación es intentar reconocer si es una alteración pasajera en el estado de ánimo, propio de la adolescencia, o si realmente hay un trastorno depresivo.

• Puede ayudar mucho hablar con otras personas que conozcan al chico (profesores, amigos, familiares) y conocer qué opinan de su comportamiento. Sí lo conocen bien, nos podrán dar otra visión importante de la situación.

• Si el chico tiene un comportamiento irritable, su estado de ánimo está alterado y sus reacciones negativas son precisamente hacia los padres o tutores, se recomienda no reaccionar «igual» que él, con un comportamiento agresivo, impulsivo, sino más bien detenerse a pensar qué es lo que le puede estar pasando a su hijo. ¿Qué le molesta?, ¿cómo se siente?, ¿cómo puedo apoyarlo y ayudarlo?

• Fomentar la comunicación y la «conexión» con el adolescente puede ser muy útil. En muchas ocasiones ayuda tener «puntos en común» y compartir alguna afición (deporte, música) con ellos. Aunque el día a día nos absorba y los adolescentes tiendan a ensimismarse con frecuencia (sobre todo si están deprimidos], sería necesario reservar un tiempo de calidad para compartir con ellos (dar un paseo, ir a algún encuentro deportivo...).

• Apoyar sus decisiones, alabar todos sus esfuerzos y reconocer su empeño. Valorar su implicación en las labores de la casa, con el colegio y en otras actividades, aun cuando sean parte de sus responsabilidades.

• Felicitar y comentar cualquier signo de progreso (que se asee, que recoja su habitación, que participe en alguna conversación entre adultos, etcétera).

• Fomentar la disciplina. El adolescente necesita un «orden» y es importante que aun cuando esté deprimido siga las normas y tenga los límites claros. Necesita apoyo y flexibilidad en el trato, pero esto no le exime de cumplir las reglas definidas, siendo firmes y serios en los planteamientos.

• Discutir y negociar los compromisos le ayudará a comunicarse mejor.

• Dedicarle tiempo. Escuchar y valorar su punto de vista, poniéndose en su lugar.

• Responsabilizarlo de sus actos, pero sin culpabilizarlo, e intentar darle algunas alternativas de elección que le permitan adoptar comportamientos más adecuados.

• Tener en cuenta que si los síntomas persisten será necesario acudir al especialista (psicólogo, psiquiatra) y, sobre todo, será indispensable si las ideas suicidas o conductas autolesivas aparecen. En este sentido, los padres, tutores y adultos que mantienen una relación estrecha con el adolescente deben estar especialmente atentos a los signos descritos.

 

EL RIESGO DE SUICIDIO

Un aspecto muy importante en la depresión es el riesgo de suicidio. Las señales y signos de peligro de comportamiento suicida en los adolescentes incluyen:

• Muchos síntomas depresivos (cambios en el apetito, en el sueño, en las actividades).

• Aislamiento social.

• Comentarios sobre el suicidio, sensación de desesperanza y desamparo.

• Aumento de comportamientos impulsivos (sexuales/conductuales).

• Accidentes frecuentes.

• Abuso de sustancias.

• Focalización en temas negativos y sobre enfermedades.

• Incremento del llanto o reducción de la expresión emocional.

 

RECUERDA

La depresión es producto de la combinación de muchos factores. En el adolescente provoca alteraciones significativas en su comportamiento (rendimiento escolar, problemas de conducta), en sus respuestas emocionales (tristeza, irritabilidad) y en su relación con los demás (retraimiento social, conductas hostiles). Reconocer una depresión en los jóvenes no es fácil, pero si los cambios en el estado de ánimo se prolongan en el tiempo y éstos interfieren en la vida diaria, entonces podríamos estar ante la presencia de un trastorno de ese tipo. Es importante reducir al mínimo los factores de riesgo, como táctica preventiva, y desarrollar estrategias de afrontamiento adecuadas. De especial relevancia es el riesgo suicida en la depresión adolescente. En todo caso, hay que tener en cuenta que existen diversos tratamientos que han demostrado ser eficaces en el tratamiento de la sintomatología depresiva.

 

 

 

 

 

 

Menú de este tema

Home