La Página de la Vida / www.proyectopv.org Página Principal

   Recibe tu Boletín            Vídeos             Libros, presentaciones, posts...

 
   
 
 
 
 
Búsqueda personalizada
 
 

 
 

LA MUJER Y LA SALUD MENTAL

Diversos estudios demuestran de forma fehaciente que, entre los pacientes de psicoterapia, hay más mujeres que hombres. Y esto se cumple tanto en la psicoterapia en consulta externa como en las hospitalizaciones por problemas psiquiátricos. Por ejemplo, en hospitales psiquiátricos privados hay 1,33 mujeres porcada hombre.

¿Cómo podemos interpretar esta diferencia? Una posibilidad sería que hay más enfermas que enfermos mentales, lo que podría ser consecuencia del estrés o de la insalubridad del papel femenino. Otra posibilidad es que, en realidad, las mujeres no tengan mayores problemas de adaptación que los nombres, aunque estén más dispuestas a reconocer sus problemas y someterse a psicoterapia. En este momento, no es posible decidir cuál de estas dos interpretaciones es correcta. Quizá ambas lo sean en cierta medida.

Más importante que las proporciones distintas entre cada género y los trastornos psicológicos es el descubrimiento de que varones y mujeres reciben diagnósticos distintos. Las diferencias entre géneros son más pronunciadas en relación con el abuso del alcohol, con una proporción de cuatro o cinco hombres por cada mujer, y con la depresión. Entre el 20 y el 26% de las mujeres experimenta alguna depresión diagnosticable como tal en algún momento de su vida, en comparación con la proporción de entre el 8 y el 12%, de los varones.

No disponemos de espacio para exponer todos los posibles problemas de adaptación de la mujer. Aquí nos ocuparemos de tres que revisten especial interés: la depresión, el alcoholismo y el abuso de drogas y los trastornos de la alimentación (anorexia y bulimia). El interés de la depresión y de los trastornos de la alimentación se deriva de la desproporcionada cantidad de mujeres que padecen estos problemas. El alcoholismo y el abuso de drogas son interesantes porque estos problemas se clasifican como "masculinos", de acuerdo con el estereotipo, por lo que suelen pasarse por alto.

 

 

 

 

 

 

Menú de este tema

Home