La Página de la Vida / www.proyectopv.org Página Principal

   Recibe tu Boletín            Vídeos             Libros, presentaciones, posts...

 
   
 
 
 
 
Búsqueda personalizada
 
 

 
 

SER ARDIENTE

Un sinnúmero de hombres y mujeres reprimen y no expresan sus sentimientos durante el acto sexual por temor a lo que pensarán sus parejas. Estas personas están convencidas que si se dejan llevar por sus emociones se pensará mal de ellas o se les interpretará erróneamente. Otras, temen entregarse completamente por la educación recibida o su manera de ser.

En algunos casos, las personas están más pendientes de satisfacer a su pareja que al goce propio y la relación sexual se convierte en un acto frío y calculador. Del mismo modo, existen personas que esperan que todo lo haga la pareja sin tener iniciativa ni participación. Existen personas inseguras o de baja autoestima que tampoco han "aprendido" a revelar su pasión.

Nadie nace leyendo, se aprender a leer e igualmente todos venimos al mundo con las condiciones para aprender a ser sensuales.

Ser ardientes debe ser una actitud para señalarle nuestros sentimientos al ser amado. Es una forma de ser y de relacionarnos con la pareja. Algunas personas parecen poseer estas particularidades. Ellas hablan de determinada manera, se mueven distinto, huelen diferente, dan una impresión de seguridad y de confianza en si mismas. Pues bien, todas estas conductas se pueden aprender.

Lo primero que se debe hacer es realizar un inventario personal de tus conductas preguntándote: ¿Me siento sensual? ¿Atrayente? ¿Cuáles son mis atributos físicos? ¿Soy atractivo o atractiva? ¿Cuáles son mis puntos más interesantes? ¿Qué es lo que más me gusta de mí? Luego, haz esas mismas preguntas a quienes te conozcan usando formulas como estas: ¿Crees que puedo ser más atractivo o atractiva? ¿Cómo podría ser más sensual, tú qué piensas? ¿Qué es lo que más te gusta de mí? También, pregunta a todas las personas que pueda, de su entorno familiar, social y de trabajo: ¿Qué es para ti una persona sensual, atractiva?

Una vez que tenga estas respuestas compara tu propia apreciación con la de los demás y decide que aspecto de tu vida puedes y deseas cambiar para ser más sensual. Rompe con los prejuicios y actúa con imaginación usando todos tus sentidos: Ver y que te vean, escucha y exprésate con sensualidad, toca y déjate tocar, huele y consiente que te huelan y saborea y permite que te prueben.

En muchas ocasiones, los seres humanos nos preguntamos cómo hacer para que nuestra pareja se anime, dado que con el correr del tiempo, la pasión y el deseo han mermado. Pueden recomendarse algunos cambios, pero la clave para algunas personas es... ¡Comenzar a dormir sin ropa! La desnudez no solamente suele sorprender a la pareja sino que suele reactivar sexualmente.

¿Cuál será tu clave?...

"Ve, exprésate, toca, huele y saborea con sensualidad"

 

 

 

Menú de este tema

Home