La Página de la Vida / www.proyectopv.org Página Principal

   Recibe tu Boletín            Vídeos             Libros, presentaciones, posts...

 
   
 
 
 
 
Búsqueda personalizada
 
 

 

 

Sotería, supersticiones

Sotería, neurosis sotéricas, supersticiones. La sotería es el síntoma opuesto a la fobia. Es una reacción ante un determinado estímulo, del que se obtiene una sensación de protección absurda, injustificada.

Como otros rasgos neuróticos es un mecanismo psíquico que se observa en personas normales. Los talismanes, amuletos, fetiches, mascotas, el tocar madera, colgar una herradura, etcétera, son elementos sotéricos. El sujeto sabe que no existe ninguna relación de causa-efecto entre el objeto o acto sotérico y la protección, suerte, etc., que se dice derivada de él. Muchas supersticiones tienen esta dinámica. Hay personas supersticiosas, familias que lo son y colectividades (regionales o nacionales, en España los andaluces son más supersticiosos que los castellanos, y los italianos más que los daneses), en las que se transmite por contagio emocional la tradición supersticiosa como un elemento socio-cultural, y forma parte del inconsciente colectivo.

La exageración de los esquemas sotéricos, hasta el punto de interferir en la actividad normal del sujeto, forman un tipo de neurosis, que es poco frecuente.

CUADRO CLÍNICO. Es menos llamativo y más soportable que el de su opuesto, la fobia. Rara vez se acude al médico, puesto que los objetos sotéricos son, en apariencia, fuente de situaciones placenteras o de segundad. Las manifestaciones sotéricas se limitan generalmente a la acumulación de los objetos sotéricos. Otras veces el sujeto no puede separarse de una persona o situación dada, con las consiguientes limitaciones. En ciertos casos el síntoma queda enmascarado y es difícil percibir su carácter sotérico, como en las formas de obesidad debidas a sobrealimentación, en la que la comida tiene carácter de «objeto que da seguridad», y el paciente se refugia en la ingestión de alimentos como respuesta a toda situación displacentera (al igual que en la infancia se refugiaba en la madre, que a la vez era quien le proporcionaba aumento, y de ahí la asociación y desplazamiento de uno a otro objeto). No es fácil la distinción con otras formas de bulimia (ingestión desordenada y accesional de alimentos, con fines distintos de la satisfacción del apetito y de la nutrición). Otra forma encubierta de sotería es la masturbación (como fuente de consuelo, no de satisfacción sexual) en algunos adolescentes.

 

PSICODINAMIA. Similar a la de la fobia, aquí el objeto sotérico suele simbolizar la fuente primaria de seguridad y de confort que es la madre. No la madre tal y como fue realmente, sino la madre idealizada, como la ve el niño en la primera infancia.

El tratamiento ha de ser psicoterapia. Para que la terapia resulte eficaz, hay que desentrañar la relación del acto sotérico con los mecanismos de proyección, transferencia y desplazamiento, hasta sus manifestaciones primarias en la fase oral.

 

 

 

Menú de este tema

Home