La Página de la Vida / www.proyectopv.org Página Principal

   Recibe tu Boletín            Vídeos             Libros, presentaciones, posts...

 
   
 
 
 
 
Búsqueda personalizada
 
 

 
 

La superstición

Decimos que alguien es supersticioso cuando cree una serie de cuestiones que resultan totalmente absurdas desde el punto de vista de la lógica. Estas personas se suelen dar cuenta de que sus supersticiones no tienen, en sí, sentido, pero continúan con sus prácticas y creencias supersticiosas a pesar de todo. Se ha repetido muchas veces que la superstición está en relación con niveles culturales deficientes, y así sucede en muchos casos. Los pueblos y culturas menos evolucionadas son ricos en superstición, pero no es algo exclusivo de ellos, ya que no es un fenómeno raro entre las naciones más avanzadas de nuestra cultura occidental.

Hay que distinguir, en primer lugar, diversos grados de superstición según los niveles de creencia supersticiosa. Hay personas que creen firmemente en la realidad de que algo cotidiano, como derramar la sal, traerá una desgracia y de algún remedio, como un talismán, capaz de evitarlo. Otros, sin embargo, dudan, pero actúan mediatizados por las creencias supersticiosas «por si acaso», es decir, porque es mejor prevenirse ante la duda. Por último, otros se toman la superstición como forma de llamar la atención o como mero esnobismo.

El ambiente sociocultural y la educación recibida durante la infancia son los dos factores que tienen mayor peso a la hora de determinar el que una persona vaya a ser supersticiosa en el futuro. Cuando varias personas de la familia son supersticiosas (especialmente los padres), existen altas probabilidades de que el hijo continúe con esta tradición. También, aunque en menor medida, influyen los amigos y conocidos, por lo que bien se puede decir que la superstición tiene una génesis fundamentalmente referida al terreno de la cultura en la que se desenvuelve esa persona. Si no se transmite la creencia supersticiosa de este modo, se contagia, al menos, el temor a que esas cosas que nos parecen absurdas puedan tener un cierto fundamento incomprensible.

Hay que tener en cuenta que, generalmente, el supersticioso siempre sabe hechos propios o ajenos en los que se cumplió el objeto de superstición. Por otro lado, se pueden cumplir realmente algunas de estas previsiones, bien por mera casualidad, o bien por efecto de la sugestión. Incluso algunas supersticiones tienen cierto fundamento científico: por ejemplo, poner una llave fría en el párpado para que no salga un orzuelo incipiente. Se sabe que la sugestión es muy eficaz contra este tipo de enfermedades y que el frío disminuye la inflamación, con lo que se puede conseguir que el orzuelo no se forme. Este conjunto de factores hace que las creencias supersticiosas sean algo verdaderamente contagioso, aunque tan sólo excepcionalmente tienen un mínimo fundamento real. La prueba es que las opiniones de diversos supersticiosos se contradicen abiertamente según el ambiente cultural de donde procedan.

La superstición no es sólo una fuente de temores o un medio para protegerse de diversos males, sino también una vía para dar más fundamento a ciertos anhelos y esperanzas. Cuando algo se desea con cierta intensidad, y no se puede conseguir por los medios ordinarios, se puede recurrir a la superstición, generalmente recomendada por algún conocido en ese momento o con anterioridad, para probar suerte. Cuando algunos de estos remedios resultan casualmente eficaces, se suele afirmar profundamente la creencia supersticiosa, que se transmite a terceras personas, y ésta tarda mucho en desaparecer, a pesar de los futuros fracasos.

Además de los factores culturales y ambientales, también intervienen patrones de personalidad. Hay personas con una cierta mentalidad mágica, predispuestas a creer en todo lo que les resulta irracional, supranormal e inexplicable. Suelen ser personas en las que lo afectivo mantiene una cierta supremacía sobre lo racional. También es frecuente entre las personalidades histéricas y en las neurosis obsesivas.

 

 

 

Menú de este tema

Home