La Página de la Vida / www.proyectopv.org Página Principal

   Recibe tu Boletín            Vídeos             Libros, presentaciones, posts...

 
   
 
 
 
 
Búsqueda personalizada
 
 

 

 

QUÉ ES SER UNA PERSONA REALIZADA

Cuando un individuo alcanza un suficiente grado de madurez, al tiempo que logra una estabilidad en todas las facetas de su personalidad, consiguiendo —o, al menos, estableciendo unas bases firmes para ello— satisfacer sus anhelos y realizar la mayoría de sus proyectos, decimos de él que es una persona realizada. La realización personal trae consigo ventajas como la libertad, la autonomía y el dominio de la situación, obteniéndose un equilibrio consigo mismo y con el exterior.

No existen baremos que marquen el nivel de realización idóneo, puesto que ésta es una cualidad relativa y, sobre todo, muy subjetiva. Generalmente calificamos como «realizada» a una persona cuando la observamos en la cima de un estatus social, económico y profesional. No obstante, las perspectivas del supuestamente realizado pueden ser muy diferentes desde su fuero interno: «Sí, muy bien, pero yo no me siento satisfecho.»

La conciencia es algo privativo y característico del ser humano. Mediante ella, los acontecimientos que influyen en el individuo no actúan como simples estímulos provocadores de una respuesta más o menos tipificada. Expresiones de la conciencia como los sentimientos y emociones despertados ante un hecho no están en función directa con el hecho en sí, sino con la interpretación psicológica interior que damos al mismo. Y aquí ya no existen normas: «Sobre gustos no hay nada escrito». Lo que para unos es maravilloso, puede ser nefasto para otros. De ahí la diversidad de vocaciones y preferencias que pueden tornar en realizadas a las personalidades más dispares.

Cada uno tiene su propia vida y el deber de hacerse cargo de ella lo mejor que pueda. Satisfacer nuestros deseos dependerá de las metas que nos marquemos y del empeño que pongamos en la empresa.

El sujeto práctico y, sobre todo, realista, que sabe dónde pisa, manteniéndose alejado de la temeridad, que tiene claros sus objetivos y es consciente de las limitaciones propias y ambientales, es un candidato muy probable a persona realizada.

Tal vez la norma a seguir sea considerar la vida como una sucesión de momentos presentes que no debemos dejar escapar. Si nos vamos sintiendo satisfechos de los pequeños o grandes logros cotidianos es posible que con el tiempo la suma de éxitos conduzca a la realización personal.

Una persona realizada no es aquella que posee un estatus social, laboral y económico envidiables, sino aquella que se siente complacida con lo que hace, que tiene ambiciones positivas que le incitan a seguir superándose, pero sin angustias comparativas entre lo que ha conseguido y lo que le queda por lograr.

 

 

 

Menú de este tema

Home