La Página de la Vida / www.proyectopv.org Página Principal

   Recibe tu Boletín            Vídeos             Libros, presentaciones, posts...

 
   
 
 
 
 
Búsqueda personalizada
 
 

 

 

TIEMPOS DE ENCUENTRO

Es imprescindible establecer horarios de encuentros de los padres con los hijos a diario, y aprovechar los fines de semana y las vacaciones para tener más contacto con ellos.

La atención que requieren los niños depende de su edad. En unas épocas basta con contarles un cuento o jugar con ellos a aquello que les gusta. En otras, hablar de sus experiencias y comentar sus inquietudes.

Cuando se está con los hijos se ha de evitar hacer otra cosa mientras ellos hablan. Sus iniciativas se han de recibir con interés. Es importante la manera de estar con ellos, que sientan de verdad un apoyo. Saber que los padres están incondicionalmente es lo que les dará seguridad emocional. Cada niño requiere una atención exclusiva, única. Las relaciones padres-hijos varían de forma constante según éstos crecen. La función de estar sobre ellos va desapareciendo según se hacen mayores, pero se han de crear puentes de comunicación, realizar actividades conjuntas y tener tiempos comunes para favorecer la relación.

A medida que un adolescente deja de serlo para convertirse en un adulto, comienza a asumir responsabilidades similares a las de sus padres (empleo, hipotecas, etcétera) y puede entender muchas decisiones que aquellos adoptaron en su momento, más todavía cuando se convierte a su vez en padre. Es ley de vida.

Cuando un hijo se independiza y comienza a vivir de forma separada, las relaciones suelen mejorar; se identifica más con sus padres, busca su consejo desde el respeto, y las tensiones van desapareciendo.

El hijo ha de saber que aunque ya no viva en casa siempre será bien recibido en cualquier momento.

 

 

 

 

 

 

Menú de este tema

Home