La Página de la Vida / www.proyectopv.org Página Principal

   Recibe tu Boletín            Vídeos             Libros, presentaciones, posts...

 
   
 
 
 
 
Búsqueda personalizada
 
 

 
 

Trabajar solo o en equipo

Durante las últimas décadas venimos asistiendo a un progresivo proceso de especialización y subespecialización en la mayoría de las profesiones que favorece la creación de equipos de trabajo configurados por expertos en facetas de una misma materia, para de este modo, lograr mejores resultados. Por otro lado, cuando se realiza el trabajo en equipo se reparte la responsabilidad entre sus miembros, que intervienen a la hora de tomar decisiones comprometidas aportando diversos puntos de vista y evitando, en muchas ocasiones, la equivocación que puede provenir de un punto de vista sesgado del problema.

Trabajar en equipo supone una limitación de los sentimientos individualistas y la necesidad de que entre los miembros que lo componen se desarrollen unas relaciones interpersonales y profesionales de mutua confianza, ya que si no es así, si no están plenamente compenetrados, se van a crear disputas y tensiones que van a obstaculizar la realización del trabajo. Trabajar solo implica una responsabilidad muy superior y asumir ciertas limitaciones consecuentes a la menor especialización en la resolución de los problemas que se abordan, si bien, se actúa de un modo más independiente, salvando algunas de las trabas y obstáculos que siempre surgen en el trabajo en equipo, especialmente con personas que mantienen criterios diferentes o más innovadores que la mayoría, de modo que se sienten limitados en su actividad profesional por las actitudes de los otros, que juzgan demasiado conservadoras, o por el contrario, demasiado audaces con lo que se ven obligados a asumir riesgos que no desean.

El trabajo en equipo requiere una actitud colaboradora y una gran capacidad de integración dentro del grupo de trabajo para lo que en muchas ocasiones se necesita la labor de un buen director capaz de coordinar las funciones encomendadas a cada uno de sus miembros, de este modo, se logran niveles de eficacia muy superiores a los que resultarían del trabajo individualizado.

 

 

 

Menú de este tema

Home