La Página de la Vida / www.proyectopv.org Página Principal

   Recibe tu Boletín            Vídeos             Libros, presentaciones, posts...

 
   
 
 
 
 
Búsqueda personalizada
 
 

 

 


Tratamiento conductual de la ansiedad.

El número de estudios sobre este problema entre las personas mayores es limitado. Las investigaciones acerca de la ansiedad generalmente han excluido la población de más edad, si bien la información actualmente disponible confirma la utilidad de las intervenciones conductuales. Es muy común este tipo de trastornos en las personas mayores, y es necesario examinar las similitudes y diferencias en las manifestaciones de los trastornos de ansiedad en la vejez con respecto a población adulta en general.

Tradicionalmente, se ha considerado que la ansiedad tiene un valor adaptativo y que actúa como un sistema de señales de alerta ante acontecimientos potencialmente dañinos o ante un peligro próximo. Esta respuesta puede considerarse desadaptativa, sin embargo, cuando se manifiesta de una manera excesiva. Habitualmente la ansiedad se manifiesta mediante un conjunto de síntomas cognitivos (preocupaciones, miedo), conductuales (evitación, tensión muscular) y fisiológicos (hiperventilación, taquicardia), cuya severidad puede variar desde una preocupación excesiva acerca de acontecimientos cotidianos relacionados con la familia, la salud y la economía hasta episodios de intensa ansiedad y miedo como ocurre en los ataques de pánico.

A pesar de que los trastornos de ansiedad son más prevalentes que los trastornos del estado de ánimo en la edad avanzada, pocos estudios se han centrado específicamente en la evaluación y tratamiento de la ansiedad en este grupo de edad. Este hecho es sorprendente dada la importancia de este problema, pues la ansiedad es uno de los principales. También, entre el 10 y el 20% de las personas mayores experimentan síntomas significativos de ansiedad.

Cuando se examina la ansiedad (como cualquier otro problema) es importante considerar el curso del trastorno a lo largo de la vida, no debiendo olvidar que la ansiedad puede haberse desarrollado por primera vez en la edad avanzada o bien puede haber comenzado en una edad temprana y haber continuado hasta esta etapa de la vida, en cuyo caso el envejecimiento puede haber tenido también efectos relevantes sobre la sintomatología relacionada con la ansiedad.

 

Menú de este tema

Home