La Página de la Vida / www.proyectopv.org Página Principal

   Recibe tu Boletín            Vídeos             Libros, presentaciones, posts...

 
   
 
 
 
 
Búsqueda personalizada
 
 

 
 

TRATAMIENTOS PARA EL ESTRÉS

Puede afirmarse que todo lo relacionado con el estrés contiene una cierta complejidad, empezando por lo conceptual que afecta a todos los demás campos. Obviamente, el tratamiento del mismo, cuando se requiera, tampoco será con un abordaje simple.

Habrá que tener en cuenta tanto los componentes psicofisiológicos como todos los demás, sean comportamentales o cognitivos.

Tal vez, por esta razón, se han diseñado programas de amplio espectro contemplando muy diversas facetas (respiración, relajación muscular, ejercicio físico, consumo moderado de alcohol, creencias, afrontamiento...). Esta estrategia tiene el inconveniente de que no permite distinguir cuáles son los elementos de dicho programa que realmente contribuyen a una mejora del manejo del estrés, en el sentido de si son todos por un efecto de adición, algunos aisladamente o las interacciones que puedan originarse. No obstante, esta aproximación se sigue utilizando con frecuencia.

Otro enfoque en su tratamiento ha sido el de centrarse en un comportamiento o conjunto de ellos en particular, como ha sucedido con lo que se ha denominado patrón de conducta tipo A, caracterizado por la competitividad, la urgencia de tiempo y la hostilidad/ira. Este patrón se tuvo como un factor de riesgo para las enfermedades cardiovasculares. En la actualidad se ha llegado a la conclusión de que no todos sus componentes tienen el mismo peso de riesgo para dichas enfermedades, considerándose, por ejemplo, que la sobrecarga laboral o la competitividad tienen una menor relevancia frente a lo que es la dimensión hostilidad/ira. Diversos programas, en los cuales se ha incidido en la modificación de esta última, así como de otros aspectos cognitivos (asunciones, atribuciones, creencias, valores, metas...) han obtenido buenos resultados. No obstante, no es un terreno que no esté exento de controversias.

Una vertiente diferente ha sido la de generar programas para contextos específicos, preferentemente el ámbito laboral. Los estresores con los que se han trabajado más van desde los físicos (ruido, temperatura, espacio...) hasta los relativos a la ambigüedad del rol (falta de claridad en los límites de las responsabilidades laborales), sobrecarga laboral, conflictos entre compañeros o problemas de organización.

Actualmente, se sigue con las tres líneas de trabajo expuestas, pero dando mucha importancia a lo que son los aspectos cognitivos, especialmente a las evaluaciones que hacen las personas sobre los acontecimientos que les ocurren y a las estrategias de afrontamiento que se proponen y desarrollan, buscando cuáles son las más adecuadas para según qué circunstanciáis).

 

 

Menú de este tema

Home