La Página de la Vida / www.proyectopv.org Página Principal

   Recibe tu Boletín            Vídeos             Libros, presentaciones, posts...

 
   
 
 
 
 
Búsqueda personalizada
 
 

 

 

ORTOREXIA, VIGOREXIA Y TRASTORNOS DE CONDUCTA ALIMENTARIA NO ESPECIFICADOS

Incluimos en esta clasificación aquellos trastornos que no reúnen todas las características de los anteriores pero sí la mayoría de ellas (por ejemplo, una anoréxica a la que no le ha desaparecido la menstruación, pero tiene los demás síntomas). Es el grupo donde se incluyen más pacientes. Las características, la evolución, el tratamiento y las conclusiones son las mismas que en los trastornos anteriores.

Estarían en este apartado las patologías de nueva aparición, corno la ortorexia, el síndrome del comer selectivo, el trastorno por atracón y la vigoresia, pero no están realmente incluidas a día de hoy en ningún manual diagnóstico / estadístico. Por tanto, no están establecidos los parámetros de las mismas, aunque cada vez están apareciendo más casos.

ORTOREXIA: fue el doctor Steve Bratrnan, en 1997, quien describió por primera vez esta anomalía. A los pacientes que la sufren los define como «drogadictos de la comida sana», de los alimentos sanos/correctos, ecológicos. Suelen suprimir todos aquellos alimentos que no les parecen que entren en esas categorías y no suelen reemplazarlos por otros que les aporten los mismos nutrientes. Los primeros son las carnes y las grasas. Tienden a llevarse su propia comida cuando se desplazan, ya que no admiten ningún alimento que no tengan programado en su dieta. Si rompen dicha programación, se sienten culpables y se castigan con reglas dietéticas aún más estrictas, llegando incluso a la abstinencia alimentaria durante un periodo de tiempo. Supone claramente una obsesión por la calidad de la comida, sin olvidarnos que las normas de dicha calidad las impone el propio paciente, sin base científica alguna. No tienen ningún problema respecto a las cantidades.

 

TEST DEL DOCTOR BRATMAN PARA LA ORTOREXIA

• ¿Pasa más de tres horas al día pensando en su dieta?

• ¿Planea sus comidas con varios días de antelación?

• ¿Considera que el valor nutritivo de una comida es más importante que el placer que le aporta?

• ¿Ha disminuido la calidad de su vida a medida que aumentaba la calidad de su dieta?

• ¿Se ha vuelto usted más estricto consigo mismo en este tiempo?

• ¿Ha mejorado su autoestima alimentándose de forma sana?

• ¿Ha renunciado a comer alimentos que le gustaban para comer alimentos «buenos»?

• ¿Supone un problema su dieta a la hora de comer fuera, distanciándolo de su familia y sus amigos?

• ¿Se siente culpable cuando se salta su régimen?

• ¿Se siente en paz consigo mismo y cree que todo está bajo control cuando come de forma sana?

 

Si responde afirmativamente a 4 o 5 preguntas, significa que es necesario que se relaje más en lo que respecta a la alimentación. Si responde afirmativamente a todas las preguntas, significa que tiene una obsesión importante por la alimentación sana.

 

Síndrome del comer selectivo: lo sufren las personas que limitan su alimentación a un grupo muy reducido de productos, sin ninguna base científica, y que, normalmente, con el paso del tiempo, van disminuyendo aquellos, hasta que solamente se permiten unos cinco alimentos y, si por cualquier circunstancia no disponen de eílos, nunca ingieren ningún otro. Es muy común que además aparezcan otros rituales obsesivos de limpieza, orden, etcétera. Es muy común encontrar en el paciente graves carencias afectivas, con rasgos de ansiedad, irritabilidad, etcétera.

Trastorno del atracón: consiste en la ingestión de gran cantidad de alimentos de manera incontrolada en un corto periodo de tiempo. No aparecen conductas compensatorias de provocación del vómito, o utilización de laxantes o diuréticos. Es bastante común en personas que sufren obesidad. Suelen vivir muy aisladas de la sociedad y presentan normalmente sintomatolo-gía depresiva. Son pacientes candidatos a cirugía digestiva (balón intragástrico, reducción de estómago) y con pésimos resultados.

 

Vigorexia: es un trastorno mental diferente a los anteriores, ya que no es estrictamente alimentario, aunque sí coincide con aquéllos en la preocupación obsesiva por la figura y la distorsión del esquema corporal. Es mucho más común en hombres, que se obsesionan por conseguir un cuerpo musculoso mediante el ejercicio físico desmesurado, una dieta rica en hidratos de carbono y proteínas y reducción drástica de grasas e ingestión de este-roides y anabolizantes. Estos pacientes sufren una distorsión del esquema corporal (se obsesionan por verse musculosos, se miran constantemente en el espejo y se ven enclenques) y una no aceptación de su cuerpo. Tienen una baja autoestima. Dicho cuadro provoca en el paciente un aislamiento social, alejándose hasta de su propia familia, ya que su vida gira en torno al gimnasio.

 

Todos estos trastornos encubren, generalmente, problemas más profundos como inseguridad, miedo al fracaso, baja autoestima, afectivos, de ansiedad, depresión, etcétera.

 

 

 

 

 

 

Menú de este tema

Home