La Página de la Vida / www.proyectopv.org Página Principal

   Recibe tu Boletín            Vídeos             Libros, presentaciones, posts...

 
   
 
 
 
 
Búsqueda personalizada
 
 

 

 

VIAJE SIN SEÑALIZAR

Si consideramos la vida como un viaje que posee sus propias señales indicadoras y sus propios itinerarios, hay que admitir que esta parte de la expedición vital -la adolescencia- es la que está peor señalizada y programada.

El drama del adolescente radica en que la empresa de salir adelante por su sola capacidad de adaptación a su nuevo papel en la vida, conlleva una desproporción considerable entre la meta propuesta y los medios disponibles para alcanzarla. La situación del adolescente es comparable al viajero que tiene que nadar entre dos sitios (infancia y edad adulta), con muy escasos conocimientos de natación (falta de recursos y de experiencia), con una travesía llena de escollos y peligros (influencia negativa del ambiente) y sin saber exactamente dónde está y qué le espera al otro lado (desorientación). Y, sin embargo, llega, con más o menos dificultades, a su destino. ¡Éste es el gran triunfo del adolescente!

¿Cómo considera la sociedad a sus jóvenes? ¿Qué papel les concede? ¿Qué hace para facilitarles el paso a la vida adulta?... El malestar y la confusión de los jóvenes nace del hecho que las sociedades industriales modernas no han sabido tomar ninguna medida eficaz para facilitar al adolescente su inserción en el mundo adulto. Por el contrario, están prolongando la duración de la adolescencia mucho más allá de la madurez sexual que fisiológicamente le confiere un estatus adulto. Hace algunos años que contamos con la llamada "moratoria psicosocial", que mediante la prolongación de la escolaridad obligatoria retrasa la entrada de los jóvenes en el campo de la responsabilidad propia de los adultos. Para los jóvenes el paro empieza antes que el movimiento.

El desplazamiento entre la madurez biológica y la madurez social, que no está combinado con ningún estatus bien definido, alimenta la desorientación y ambigüedad en que se encuentran nuestros jóvenes. Tanto más cuanto que ningún criterio preciso determina el momento de la madurez social que variará de caso en caso según el medio, la situación económica de los padres, su carácter, sus ideas y sus prejuicios, las tradiciones familiares, etc.

No existe ningún ritual que comunique claramente a los niños que la infancia ya ha quedado atrás. La iniciación a la edad adulta está formada por una serie de pequeños acontecimientos (indumentaria de moda, puesta de largo, entrega de la llave de casa, novatada, etc.) que, de manera acumulativa, implican que la niñez ya se ha superado. Pero que nadie se llame a engaño, porque estos restos más o menos edulcorados, light, de las antiguas costumbres y ritos que sancionaban el paso a la condición adulta, no clarifican la situación de los jóvenes. Los indicativos son tan tenues, que padres e hijos pueden estar en desacuerdo sobre en qué etapa se está y, en consecuencia, sobre cuáles son los derechos, privilegios y responsabilidades que ahora están vigentes. Se impone la negociación entre las partes interesadas para llegar a un compromiso "de buena conformidad". Sin embargo, en donde reina la confusión es probable que más tarde surja el enfrentamiento...

 

 

 

 

 

 

Menú de este tema

Home