La Página de la Vida / www.proyectopv.org Página Principal

   Recibe tu Boletín            Vídeos             Libros, presentaciones, posts...

 
   
 
 
 
 
Búsqueda personalizada
 
 

 
  LA VIOLACIÓN EN LA PAREJA O MATRIMONIO

La posibilidad de que un hombre viole a su mujer se puso de manifiesto en 1978, cuando Greta Rideout demandó a su esposo por violación conyugal. Definir ésta es complicado por el hecho de que, en muchos lugares, las leyes sobre la violación excluyen su posibilidad; parece que se parte de la base de que, en el matrimonio, el marido siempre tiene "derecho" al sexo.

¿Hasta qué punto es corriente la violación conyugal? En una muestra aleatoria de mujeres de San Francisco, el 12% de las casadas manifestó haber padecido alguna vez cualquier forma de imposición de relaciones sexuales forzosas en el matrimonio.

Un fenómeno que surge en las investigaciones sobre la violación conyugal es su relación con la violencia conyugal; o sea, es probable que el hombre que pega a su mujer también la viole. Por ejemplo, en un estudio de 137 mujeres que manifestaron haber sido atacadas físicamente por sus esposos, el 34% reveló haber sido violadas por sus maridos. El hecho de que algunas mujeres no estén dispuestas a definir ciertos actos como violación conyugal se hace patente a partir de las declaraciones del 43 % de la muestra (mayor que el porcentaje de mujeres que declararon haber sido violadas por sus esposos) que manifestó que la práctica sexual era desagradable porque eran obligadas por sus esposos. Al preguntarles por qué las habían violado, el 78% dijo que la causa era que el esposo creía que el acto probaría su virilidad. Otro 14% atribuyó las violaciones a la embriaguez del marido. Como en otros estudios sobre violación, en éste se investigaron las consecuencias psicológicas de la violación conyugal. La respuesta de la mayoría de ellas era la ira contra el esposo. No obstante, las mujeres violadas frecuentemente por sus esposos empezaban a experimentar sentimientos de autoinculpación. Asimismo, parece que la violación conyugal tiene consecuencias para el matrimonio. La probabilidad de que las mujeres violadas manifestaran que sus matrimonios habían ido empeorando era mayor.

Por tanto, la investigación muestra que la violación conyugal es un fenómeno real, que tiene relación con los malos tratos físicos a las esposas y que tiene consecuencias negativas, tanto para la mujer como para el matrimonio.

 

 

 

 

 

 

Menú de este tema

Home