La Página de la Vida / www.proyectopv.org Página Principal

   Recibe tu Boletín            Vídeos             Libros, presentaciones, posts...

 
   
 
 
 
 
Búsqueda personalizada
 
 

 

SUPLEMENTOS / COMPLEMENTOS EN LA ALIMENTACIÓN

 

Los ácidos grasos esenciales

Ácidos grasos omega 3

Ácidos grasos omega 6

Fosfolípidos

***

Los aminoácidos

Los antioxidantes

Las ayudas digestivas

Los complementos adelgazantes

***

La fibra
 

Fibra insoluble

Fibra soluble

***

Las fórmulas anticolesterol (lecitina de soja)

Los minerales

Los multinutrientes

***

Los probióticos y prebióticos

Probióticos

Prebióticos

***

Los suplementos para deportistas

***

Los suplementos osteo-articulares

Glucosamina

Otros suplementos

***

Los tónicos energéticos

Jalea real

Polen

Propóleo

***

Las vitaminas

Siempre que en la vida nos encontramos con dificultades es porque hay algo que hacer: debemos cambiar algo, o bien en relación con el exterior o con nuestro interior. La adversidad, que en ocasiones nos llega en forma de enfermedad y malestar, no es algo que que la vida dirige contra nosotros, no es algo que se nos mande.  La adversidades un modo natural de funcionar de las cosas que se opone a nuestro modo no natural de ver las cosas.

Las dificultades nos están regalando, si estamos despiertos para verlo, una lección de verdad, de la verdad; nos obligan a que descubramos que en nosotros hay algo que funciona mal, algo que está equivocado o que está poco desarrollado.

Y en este sentido es muy importante que sepamos ver las causas reales y primeras de nuestro propio dolor y sufrimiento, de manera que podamos realmente sanarlo, y no lanzarnos inconscientemente a simplemente paliar los efectos de un ser y obrar equivocados.

En este sentido, una alimentación sana y equilibrada basada en el consumo de productos naturales, debería aportar todos los nutrientes —en forma de vitaminas, minerales y aminoácidos— que necesita el organismo. El problema es que en la forma de vida y de alimentación actual suele haber falta de aporte de nutrientes esenciales. Y esto disminuye la salud y el bienestar.

La cocina rápida, la cocina basura, los alimentos transgénicos... Muchos de los alimentos esenciales que se adquieren en el mercado son poco frescos o están demasiado refinados y abundan los alimentos congelados, preparados o enlatados, que en los distintos procesos de elaboración o conservación han perdido parte de su valor nutricional. Respetar una forma de alimentación sana, natural y equilibrada suele exigir un aprendizaje de años e implica la asunción de unos hábitos que, en muchos casos, está reñida con el ritmo de vida de las sociedades urbanas.

Los suplementos dietéticos están pensados para cubrir las carencias que deja este déficit, y serán muchas las personas que los necesitarán para mantener una buena salud. Pueden ser un recurso muy eficaz para optimizar el rendimiento de nuestro organismo y servirán de refuerzo en determinados estados como convalecencias, vejez, infancia, durante el embarazo o la menopausia. Muchas dolencias pueden experimentar mejoría o alivio con tratamientos a base de suplementos dietéticos. Pero es preciso señalar que, a pesar de que no son medicamentos y de que sus efectos secundarios son mínimos, en algunos casos es posible que su prescripción deba realizarse contando con el consejo de un especialista.

La dosis óptima en cualquier suplemento dietético ha de ser la mínima para que se consiga el efecto deseado y la suficiente para cubrir el déficit nutricional detectado.

No todos los suplementos dietéticos son iguales, ni inciden de la misma manera en nuestra salud. En una primera clasificación establecemos cinco categorías básicas, en función de su biodisponibilidad.

• Suplementos naturales. Se obtienen de una parte o extracto de planta o de materia animal, tal como se encuentre en la naturaleza, y solamente se comercializan envasados. Es el caso de los productos derivados de la colmena, como el polen, la miel, la jalea, o de los polvos de plantas medicinales o levadura de cerveza.

• Nutrientes aislados. Se obtienen a partir de fuentes naturales tras un breve proceso de refinado, con el fin de aislar uno o más de sus componentes. Es el caso de los enzimas digestivos, de determinados aminoácidos o de nutrientes extraídos de las algas.

• Cultivos en levaduras. Se practican en laboratorio para obtener un producto directamente asimilable por nuestro organismo. Es el caso de algunas vitaminas y minerales.

• Suplementos idénticos a los naturales. Se obtienen en el laboratorio reproduciendo con la mayor exactitud la estructura molecular original. Es el caso de muchos productos dietéticos con vitaminas B y C.

• Productos sintéticos. Se manufacturan en el laboratorio con el propósito de optimizar su aplicación terapéutica. Contienen vitaminas y aminoácidos sintéticos.

 

La autoprescripción de suplementos dietéticos puede provocar un exceso en el consumo o que, en cambio, éste sea insuficiente para alcanzar el efecto deseado. Cada persona requerirá dosis y periodos de toma adaptados a sus necesidades específicas, pero esto ha de ser determinado por un especialista. Muchas personas confían en las orientaciones del herborista o del empleado de la tienda para determinar el producto concreto que necesitan y las dosis. Sin desmerecer la experiencia y la capacidad de estos profesionales, es siempre aconsejable contar con el asesoramiento de un especialista, un médico naturópata que, con un estudio detallado de las características de la persona será quien establezca las pautas del tratamiento.

Una de las terapias que se han revelado como más eficaces para tratamientos con suplementos dietéticos es la llamada nutrición ortomolecular. Postulada por el científico Linus Pauling en la década de los setenta, consiste en tratar las enfermedades físicas y los trastornos psíquicos mediante dosis altas y concentradas de vitaminas y minerales. Unas y otros se emplean como verdaderos medicamentos, más que como simples suplementos alimenticios. Se trata de prescribir la molécula justa, en el momento adecuado y en la dosis correcta. Para ello, es preciso realizar un estudio personalizado y a fondo de cada caso, que se irá adaptando a la respuesta que vaya ofreciendo el paciente y que se acompañará de una dieta adecuada para cada estadio del tratamiento.

Este espacio incluye la mayor parte de los suplementos dietéticos que se pueden encontrar en el mercado. En muchos casos un mismo producto obedecerá a las características de dos o más categorías, por lo que será tratado en una y solamente aparecerá citado en el resto.

 

Menú de este tema

Home