La Página de la Vida / www.proyectopv.org Página Principal

   Recibe tu Boletín            Vídeos             Libros, presentaciones, posts...

 
   
 
 
 
 
Búsqueda personalizada
 
 

 
 

ME SIENTO INJUSTAMENTE TRATADO/A
 

Sin duda estamos ante una de las emociones más dolorosas. Al hecho de sentirse injustamente tratado/a, hay que añadir el agravante de que es tu pareja quien parece tratarte de forma poco justa.

Cuando empezamos una relación afectiva, lo hacemos desde la ilusión, desde la alegría por haber encontrado a una persona que parece responder a nuestro ideal de pareja, y con el ánimo de llegar a compartir experiencias y vivencias agradables, placenteras y reconfortantes.

Lo último que esperamos encontrar es una relación que mine nuestros pilares y nos llene de amargura y dolor; de ese dolor que es mucho más intenso y profundo cuando viene de la persona en la que habíamos depositado nuestra confianza y nuestras esperanzas.

En general, el primer síntoma de alarma surge cuando nos sentimos desvalorizados, cuando la otra persona, lejos de reforzarnos y alimentar nuestra confianza, parece empeñada en dejar nuestra autoestima por los suelos.

Pasamos de la comunicación placentera a la incomunicación dolorosa. Los gestos de cariño son sustituidos por miradas hostiles o reprobatorias. La persona habla, intenta exponer sus ideas, se queja del trato recibido, pero su pareja no le escucha, sólo sanciona. El silencio y la incomprensión empiezan a abrirse paso.

Una persona puede sentirse injustamente tratada cuando su pareja hace juicios de valor que no se corresponden con la realidad, cuando ve que sus ideas nunca se tienen en cuenta, cuando la otra persona parece rechazar cualquier comentario que venga de su parte, cuando no se valora su esfuerzo, cuando ante sus mensajes de afecto o de conciliación recibe hostilidad, cuando ante su continua generosidad le responden con egoísmo, cuando sólo le llegan quejas y reprobaciones.

Las mujeres, generalmente, manifiestan ese sentimiento de pena de forma más expresiva, tanto a través del lenguaje verbal como no verbal. En un principio piden explicaciones ante lo que consideran un trato injusto, finalmente, cuando ven que es inútil, intentan guardar sus energías para protegerse del daño que les produce esa injusticia.

Los hombres que se sienten injustamente tratados se cierran en su dolor, intentan desconectar al máximo y procuran entretenerse o volcarse con actividades que lleven su mente a otra parte.

En las mujeres y en los hombres el resultado final es parecido, han pasado del amor al dolor; la transición ha podido ser más corta o más larga, pero siempre la emoción ha sido muy amarga.

El caso de Nines y Néstor puede ayudarnos en el análisis de estos sentimientos.


El caso de Nines y Néstor

Nines y Néstor eran una pareja que llevaba once años casada, y tenían dos hijos de siete y cinco años. Al principio la relación era agradable, pero pronto surgieron los primeros problemas de convivencia.

Nines nunca parecía estar satisfecha, siempre esperaba que Néstor fuera más atento, más afectivo, más paciente, más sensible a sus necesidades y a sus demandas.

Néstor sentía que no podía hacer más, que se ocupaba todo lo que podía de los niños, que ayudaba en las tareas de la casa, que trabajaba muchas horas para intentar alcanzar una posición económica desahogada..., pero que todo le parecía poco a Nines.

La que había tomado la iniciativa de venir fue Nines, pero pronto fue Néstor el que más se implicó en la terapia de pareja.

La situación de la pareja dejaba mucho que desear. Las valoraciones de Nines eran muy poco objetivas, pero poseía un temperamento muy fuerte y no estaba acostumbrada a que cuestionasen sus argumentos. Néstor estaba muy cansado, se había agotado en sus intentos por recuperar un clima apacible y relajado en la pareja. El era una persona tranquila, paciente, que quería muchísimo a sus hijos y que sentía una pena enorme ante una situación a la que no veía solución. Seguramente, muchos en su lugar hacía tiempo que habrían estallado y acabado con esa situación.

Néstor se debatía entre el cariño que le tenía a sus hijos, el afecto o la pena que sentía por su mujer, y su necesidad de terminar con una situación que cada día se le hacía más difícil.

En este caso concreto, nuestra actuación no siguió el protocolo habitual; en lugar de pedirles registros sobre sus estados emocionales, les sugerimos que anotaran, literalmente, todo lo que ocurría cuando tenían alguna discusión. La explicación está clara, si les pedíamos que nos anotasen sus emociones, rápidamente Nines iba a desacreditar las emociones y los sentimientos de Néstor, por lo que no dimos lugar a descalificaciones de ningún tipo. Por el contrario, el registro literal de lo que uno decía, de lo que el otro respondía, de la comunicación no verbal que se establecía en esos momentos —gestos, ademanes, miradas...— nos permitiría un análisis más objetivo y menos cuestionable.

Sus registros nos dieron mucho juego. Nines se enfadaba mucho cuando los analizábamos en conjunto, por ello decidí trabajar una parte de la sesión individualmente, con cada uno de ellos; posteriormente nos reuníamos los tres en el tramo final.

Los hechos eran tan evidentes que, poco a poco, Nines comprendió que no era objetiva en su valoración, y que sus insatisfacciones obedecían más a sus estados emocionales previos que a las conductas de Néstor. Aceptó que teníamos que trabajar con ella de forma intensiva, para racionalizar y controlar sus pensamientos más automáticos. Una vez vencida su primera resistencia, aprendió a objetivar las causas que provocaban sus emociones, aumentó el control sobre sus pensamientos irracionales y empezó a actuar de una forma más objetiva y, sobre todo, más justa con Néstor.

Aún nos costó mucho que Nines empleara el refuerzo positivo en su relación, parecía resistirse con todas sus fuerzas a decir algo agradable a la otra persona; nunca encontraba la ocasión ni el momento, pero ante nuestra insistencia y la paciencia de Néstor, terminó por conseguirlo.

Un análisis riguroso de todas las causas y posibles antecedentes que habían condicionado la forma actual de relacionarse de Nines nos condujo a su familia. Ella venía de una familia muy fría en sus relaciones y distante en la comunicación, con unos padres muy exigentes y duros con sus hijos. Nines no recordaba ningún momento en que su padre le hubiera felicitado por algo; tampoco su madre había sido una persona afectiva o cercana. En su familia sólo había exigencias, deberes y obligaciones.

Estas vivencias habían marcado mucho el carácter de Nines. Ella era muy exigente consigo misma, pero llegaba a la intransigencia en su relación con los demás. Se había casado con una persona que la podía complementar muy bien, pero no le dejaba espacio ni le daba oportunidad para hacerlo.

Finalmente había comprendido que el origen y la causa de sus problemas no era la conducta de Néstor, al contrario, él era su mejor oportunidad, pero la solución a la mayor parte de sus conflictos e insatisfacciones estaba dentro de ella misma.

En este caso la paciencia de Néstor y la capacidad de lucha de Nines consiguieron resolver una situación muy crítica. Sin duda, el cariño que había entre ambos aún era muy fuerte, tanto como para no haber muerto en esos años de convivencia dura y difícil.

Vamos a ver en el siguiente espacio otra emoción que nos puede llenar de sufrimiento, la que sentimos cuando pasamos de la admiración al dolor.

 

 

Menú de este tema

Home