La Página de la Vida / www.proyectopv.org Página Principal

   Recibe tu Boletín            Vídeos             Libros, presentaciones, posts...

 
   
 
 
 
 
Búsqueda personalizada
 
 

 
 

CUANDO NOS SENTIMOS SOLOS/AS E INCOMPRENDIDOS EN MOMENTOS CRÍTICOS

Seguramente todos hemos pasado por esta experiencia en algún momento de nuestra vida. ¡Cuántas veces nos hemos sentido solos e incomprendidos cuando éramos pequeños!, ¡cuántas veces hemos pensado que nadie nos entendía!, y ¡cuántas veces nos hemos asustado de nuestros propios pensamientos!

En esos momentos de crisis, sin duda albergábamos sueños muy distintos para nuestra etapa de adultos. Pensábamos que cuando fuéramos mayores no nos sentiríamos tan mal, y tendríamos a alguien a nuestro lado que nos comprendiera y nos apoyara.

En muchos casos, la realidad puede ser un duro golpe para nuestros sueños; y soñar, soñar nos es tan necesario como respirar.

 

Cuando se acaban nuestros sueños mueren nuestras ilusiones, y con ellas nuestras energías y nuestras ganas de seguir luchando, de seguir buscando esa felicidad, que puede resultarnos tan huidiza.

 

Nuestra vida de adultos puede sorprendernos tanto, que la vemos como un espejismo, pues casi nada se parece a lo previsto, a lo que habíamos anhelado y a lo que finalmente hemos conseguido.

A pesar de todo: ¡somos adultos!, y en mayor o menor medida intentamos superar esos momentos difíciles, que todos atravesamos. Lo duro es hacerlo en soledad, cuando nuestras esperanzas estaban depositadas en esa relación de pareja.

«En los momentos críticos te das cuenta de hasta qué punto le importas a tu pareja o pasa olímpicamente de ti», esta aseveración la hacía una persona terriblemente hundida por la situación tan dolorosa que estaba viviendo, con un dolor que aún se había hecho más insoportable, al ver que no era un dolor compartido; su pareja ni siquiera le permitía que le contase su malestar, y cuando ya no podía más e intentaba decirle cómo se sentía, sólo obtenía miradas duras, distantes y recriminatorias.

Desgraciadamente, nuestra vida de adultos es mucho más compleja de lo que imaginábamos, y a pesar de nuestras expectativas, vivimos situaciones muy difíciles. En la consulta vemos constantemente casos y casos de personas hundidas por el sufrimiento; nuestra misión es ayudarles a salir de esas crisis, pero nuestra intervención no debe limitarse únicamente a ese objetivo, pues son personas sensibles y vulnerables que podrían volver a caer en una situación parecida. Por ello, una vez recuperados mínimamente, empezamos a trabajar para facilitarles recursos y herramientas que les permitan recuperar la seguridad en ellos mismos y la estabilidad emocional que les ayudará a ver las situaciones con objetividad, a ser conscientes de sus fallos y limitaciones, a realizar un análisis de cómo está actualmente su vida, de cómo se siente él/ella y cómo actúan las personas más significativas de su entorno. Intentamos fortalecer su propia autoestima para que pueda alcanzar el equilibrio que le permita disfrutar de la vida, pero también que le faculte para superar situaciones difíciles en el futuro.

Entre las situaciones más complicadas, está una especialmente difícil para muchas mujeres, pero también para bastantes hombres: la vivencia del aborto. Este tema lo tratamos en el siguiente espacio.

 

 

Menú de este tema

Home