La Página de la Vida / www.proyectopv.org Página Principal

   Recibe tu Boletín            Vídeos             Libros, presentaciones, posts...

 
   
 
 
 
 
Búsqueda personalizada
 
 

 

 

HABLEMOS EN POSITIVO Y EXPRESEMOS NUESTROS SENTIMIENTOS DESDE EL AFECTO

Un ejercicio sencillo nos ayudará a comprender el auténtico significado de esta regla de oro. Cerremos los ojos e intentemos centrarnos en la experiencia más tierna y afectiva que hayamos sentido; ahondemos en cómo nos sentíamos, cómo nuestro corazón estaba lleno del amor y del cariño que recibíamos; a continuación, pausadamente, sin prisas, recordemos y visualicemos los ojos, la expresión y la forma de comunicarse de la persona que teníamos a nuestro lado en esos momentos de felicidad, ¿cómo nos miraba?, ¿qué nos decía?, ¿qué gestos mostraba?, ¿cómo se dirigía a nosotros...?; ¡paremos la imagen!, profundicemos en nuestros sentimientos, intentemos centrarnos en aquellas emociones maravillosas que sentíamos, y sabremos cómo podemos y debemos tratar a las personas que queremos. Finalmente, preguntémonos: ¿ésta es la forma en que yo me dirijo a mi pareja o a mis seres queridos?; si la respuesta es positiva, sigamos cultivando esos hábitos saludables en nuestra comunicación, pero si la respuesta es negativa, ¡pongámonos inmediatamente en acción, hasta que nuestros gestos y nuestras palabras logren expresar todo el cariño, el afecto y la positividad que llevamos dentro!

¡Cuánto poder tenemos!, ¡cómo cambian las emociones cuando hablamos desde el cariño!, cuando nos permitimos mostrar esa parte tan tierna que llevamos dentro. ¡Seamos generosos!, el afecto genera afecto y produce bienestar, de la misma forma que el distanciamiento potencia las relaciones frías y hace crecer la semilla de la hostilidad y el aislamiento.

 

La forma de comunicarnos puede constituir nuestro principal tesoro o nuestra mayor desgracia.

 

 

Menú de este tema

Home