La Página de la Vida / www.proyectopv.org Página Principal

   Recibe tu Boletín            Vídeos             Libros, presentaciones, posts...

 
   
 
 
 
 
Búsqueda personalizada
 
 

 

 

POR DONDE EMPEZAR A RESOLVER LOS PROBLEMAS EN LAS RELACIONES

Cuando estamos inmersos en una situación que nos preocupa, con frecuencia vemos relativamente claro qué es lo que debemos hacer; las dificultades surgen a la hora de ponerlo en marcha, cuando tenemos que decidir ¿por dónde empezamos?

Antes de tomar una decisión importante, hay que conseguir un estado previo de serenidad y tranquilidad, que nos permita observar con calma los hechos, ver con claridad los estados emocionales y decidir con objetividad las acciones que vamos a realizar.

A veces será necesario que nos separemos un poco de la situación que nos agobia, que nos distanciemos en la medida de lo posible y que nos permitamos tomar nuestras decisiones libremente, sin dejarnos condicionar por opiniones o hechos que parezcan atraparnos.



Nosotros somos los que mejor nos conocemos, los que sabemos cómo nos sentimos, en qué medida disfrutamos y hasta dónde sufrimos. No podemos dejar en otras manos el timón de nuestras vidas.


 

En nuestras relaciones interpersonales partimos de unos hechos claros:

1. Nosotros podemos llegar a conocernos, en la medida en que podemos ser conscientes de lo que pensamos y sentimos en cada momento.

2. Nuestros pensamientos son los que originan nuestras emociones, por lo que, además de saber qué sentimos, sabemos por qué lo sentimos.

3. A los demás, en principio los intuimos. La observación de sus conductas —verbales, y sobre todo no verbales— nos dará las claves de sus pensamientos y sus sentimientos.

4. Sus pensamientos nos permitirán comprender el mecanismo de sus emociones. Cuanto más conocimiento tengamos sobre la psicología de las relaciones humanas, mejor podremos disfrutar de nuestras coincidencias y mejor nos podremos proteger de las discrepancias.

5. La comprensión de las reacciones de otras personas no significa la aceptación de las mismas, pero sí nos sitúa en una posición de privilegio que nos permite seleccionar las opciones más adecuadas en el proceso de comunicación.

6. La familiarización con las emociones propias y ajenas nos ayudará a reaccionar con prontitud, de forma precisa y adecuada a cada circunstancia.

7. El conocimiento de las diferencias que nos separan nos permitirá eliminar barreras y construir puentes de entendimiento.



Es el momento de adentrarnos en los conocimientos que nos permitirán situarnos en el punto de partida. Pero no sintamos que estamos al principio de una carrera, estamos en el transcurso de una vida; nuestra meta no será llegar al final de un camino, sino vivir con plenitud cada parte, cada punto, cada curva y cada sendero del recorrido. Estos conocimientos los encontraremos en los siguientes espacios.

 

 

Menú de este tema

Home