La Página de la Vida / www.proyectopv.org Página Principal

   Recibe tu Boletín            Vídeos             Libros, presentaciones, posts...

 
   
 
 
 
 
Búsqueda personalizada
 
 

 

 

LAS DIFERENCIAS NOS ACERCAN CUANDO SABEMOS COMPRENDERLAS

Todas las personas somos únicas, pero es innegable que, en general, los hombres se parecen más entre ellos que si los comparamos con las mujeres.

 

Con frecuencia, las diferencias nos asustan, y podemos llegar al convencimiento de que los hombres y las mujeres están condenados al desencuentro. Esta creencia es profundamente errónea. Es cierto que a veces nos despistamos en la forma de relacionarnos, de comunicarnos y de entendernos, pero el conocimiento de nuestras diferencias potenciará nuestro acercamiento.

 

Hay muchas personas que parecen haber tirado la toalla y renuncian a potenciar esa comunicación; presas de relaciones insatisfactorias intentan evitar nuevas frustraciones, sin darse cuenta de que han elegido el camino equivocado. No se trata de aislarnos, ni de convencernos de que ellos o ellas son muy difíciles; esa actitud de cerrazón, lejos de abrirnos opciones, bloqueará cualquier posibilidad de apertura y conocimiento.

 

Los hombres son el contrapunto perfecto de las mujeres, y viceversa. Llevamos miles de años juntos, unos sin los otros no podríamos existir; no tiene sentido que, en esta etapa de la humanidad en que intentamos conocer hasta los últimos rincones del universo, nos empeñemos en cerrar nuestras mentes y nuestros corazones a las personas que tenemos al lado.

 

Si nos limitamos a relacionarnos únicamente con hombres, o con mujeres, una parte de nosotros quedará bloqueada, de la misma forma que permanecerá inerte una parte de nuestras emociones.

Adentrémonos en ese conocimiento que posibilitará la superación de nuestras diferencias.

 

 

Menú de este tema

Home