La Página de la Vida / www.proyectopv.org Página Principal

   Recibe tu Boletín            Vídeos             Libros, presentaciones, posts...

 
   
 
 
 
 
Búsqueda personalizada
 
 

 
 

SABER COMUNICARSE: GANARSE A LAS PERSONAS

El 80 por ciento de nuestras comunicaciones deben perseguir ganarnos la receptividad del otro y su colaboración, su aceptación, su respuesta favorable, su amistad, su ayuda, su cambio, etcétera. Por eso, en cuanto emisores que somos, y receptores otras veces, hemos de intentar por todos los medios lograrla poniendo buen cuidado en esa adecuación de los mensajes, sean del tipo que sean, porque, si es buena, tiene más probabilidades de producirse la respuesta favorable. Ayudan también a conseguirla el reparto generoso de lo que se conoce como «caricias psicológicas», es decir, saludar, dar las gracias, pedir perdón, felicitar, alabar, regalar, pedir por favor, ayudar y todo aquello que al otro le predisponga a una respuesta positiva hacia nosotros.

El otro 20 por ciento es la comunicación que debe darse cuando tratamos de que el otro nos respete, cuando hay cierta tensión entre los que se relacionan por la razón que fuese, cuando percibimos que hay intentos de abuso de confianza o de poder, cuando se rompe la armonía en la comunicación, sea cual fuere la razón, y también cuando hay conflicto. En esos casos la comunicación recomendable es la que se realiza asertivamente, es decir, mediante la exposición de opiniones, derechos, peticiones, reclamaciones, quejas, etcétera, en un tono sereno, claro y natural, equidistante entre la manifestación agresiva y la inhibición o represión.

Tanto las caricias psicológicas como la comunicación asertiva son demostración de que uno sabe comunicarse porque logra lo que pretende; que el interlocutor nos haga caso o nos respete.

 

 

Menú de este tema

Home