La Página de la Vida / www.proyectopv.org Página Principal

   Recibe tu Boletín            Vídeos             Libros, presentaciones, posts...

 
   
 
 
 
 
Búsqueda personalizada
 
 

 

 

ALCESTIS Y ADMETO
Amar a otros más que a uno mismo

 
EL RELATO GRIEGO DE LA DISPOSICIÓN DE ALCESTIS A OFRECER SU VIDA PARA SALVAR LA DE SU ESPOSO NOS HA LLEGADO COMO SÍMBOLO DE LA MÁS NOBLE MUESTRA DE AUTOSACRIFICIO EN EL MATRIMONIO. LOS SERES HUMANOS SE SOMETEN A MENUDO A ALGO QUE SE PARECE AL AUTOSACRIFICIO, PERO QUE REALMENTE ES UN MEDIO SECRETO DE ASEGURARSE LA LEALTAD DE LA OTRA PERSONA. EL AUTOSACRIFICIO EN EL MATRIMONIO SUELE SER UNA CIASE DE «TRATO» INCONSCIENTE QUE TIENE POR OBJETO COMPRAR LA DEVOCIÓN DEL CÓNYUGE. ESTE MITO NOS MUESTRA UN CUADRO DE UN AMOR QUE ES CAPAZ DE PONER AL SER AMADO EN PRIMER TÉRMINO, Y NO PORQUE SE TENGAN ESPERANZAS SECRETAS DE RECOMPENSA FUTURA, SINO PORQUE NO EXISTE OTRA ELECCIÓN POSIBLE PARA EL CORAZÓN.

 
ALCESTIS, la más bella de las hijas del rey Pellas, fué pedida en matrimonio por muchos reyes y príncipes. Como no deseaba poner en peligro su posición rehusándose a entregarla, por otra parte, se sabía claramente incapaz de satisfacerlos a todos, Pellas proclamó que ofrecería la mano de Alcestis al hombre que pudiera uncir a un jabalí salvaje y a un león a su carro, y que pudiera hacerlos correr por la pista de carreras. Esta noticia llegó finalmente a oídos del rey Admeto de Ferae. Inmediatamente, Admeto invocó a Apolo, el dios sol, que le había sido destinado como pastor durante un año por Zeus, el rey del cielo.

—¿Te he tratado con el respeto debido a tu jerarquía de dios? —preguntó Admeto al dios sol.

—Así ha sido —replicó Apolo—, y yo te he mostrado mi gratitud haciendo que todas tus ovejas tuvieran gemelos.

—Como un último favor —dijo Admeto—, ayúdame a conseguir la mano de Alcestis, haciendo que pueda satisfacer las condiciones de Pellas.

—Estaré encantado de hacerlo —respondió Apolo.

 

Y llegó el día en que Admeto pudo conducir su carro por la pista de carreras, tirado por una pareja salvaje formada por un león y un jabalí.

Todo podía haber salido bien, pero durante la boda, Admeto, embargado por su gran alegría, se olvidó de hacer el sacrificio acostumbrado a la diosa luna Artemisa. Y esta no tardó en castigarlo. Al entrar aquella noche en la cámara nupcial con el rubor del vino en el rostro y engalanado con guirnaldas de flores, Admeto retrocedió horrorizado. Sobre la cama matrimonial no le esperaba ninguna bella novia desnuda, sino un montón de sibilantes serpientes enroscadas. Admeto corrió llamando a gritos a Apolo, quien amablemente intercedió ante Artemisa en favor de su amigo. De inmediato le ofreció a la diosa el sacrificio que había olvidado. Y Apolo obtuvo incluso la promesa de Artemisa de que, cuando llegará el día de la muerte de Admeto, no se lo llevaría, a condición de que un miembro de su familia muriera voluntariamente por amor a él.

Este día fatal llegó más pronto de lo que Admeto esperaba, si bien ya estaba fijado desde el principio por los Hados. Hermes, el mensajero divino, voló al palacio una mañana y llamó a Admeto al inframundo. Cundió una consternación general. Pero Apolo logró ganar algo de tiempo a favor de Admeto, haciendo que los tres Hados se emborracharan, y de esa forma retrasó el corte definitivo del hilo vital de Admeto. Este corrió ante sus ancianos padres, se echó a sus rodillas y les rogó que alguno de ellos diera su vida por él. Pero ambos rehusaron, alegando que todavía esperaban muchos goces de la vida y que debía de conformarse con su suerte como todos los demás.

Entonces, por amor a Admeto, Alcestis tomó un veneno, y su alma descendió al inframundo, cumpliendo así el trato entre Apolo y Artemisa por el que se le concedía a Admeto una larga vida. Pero Perséfone, diosa del inframundo, consideró que era algo perverso el que nadie, excepto su amante esposa, hubiera hecho semejante sacrificio. Como mujer, Perséfone comprendió el gran acto de amor de Alcestis y decidió recompensárselo. En consecuencia envió a esta de regreso al mundo de los seres vivos, y esposo y esposa tuvieron una larga vida llena de gran felicidad.

 

COMENTARIO: A primera, vista, el mensaje de este relato conmovedor queda suficientemente claro; una, mujer no puede sentir un amor más grande que el que la impulsa a sacrificar su propia vida en aras de sus seres queridos. Pero hay otros temas contenidos en el mito que nos hablan de algo más que de la naturaleza del matrimonio, y quizá incluso del misterio de la vida misma. Desde el comienzo, este matrimonio está vinculado a los personajes divinos que son responsables de gran parte de la acción de la historia. Apolo es un dios grande y poderoso; sin embarco, actúa como sirviente y amigo de Admeto, proporcionándole la ayuda necesaria siempre que se la solicita. ¿Quién es este dios, y qué podría simbolizar en está historia ? Como señor del sol, es una imagen de la luz; de la luz del espíritu y también de la luz de la conciencia. Admeto es un hombre consciente y espirituahnente vivo, y por eso puede enfrentarse al reto que el padre de Alcestis propone a sus pretendientes. Uncir a un león y a un jabalí a la vez, como pareja de tiro de un carro, es una imagen del control de los instintos y de saber dirigir el poder salvaje hacia fines civilizados. En atrás palabras. Admeto ha realizado el esfuerzo de controlar su naturaleza instintiva y ha construido una relación duradera con su espíritu interno. En resumen, se halla del lado de la vida y de la luz; y debido a esto tiene la fortuna de elegir a su esposa.

A Admeto se le perdona su primera transgresión, que es la de olvidarse de la diosa lunar Artemisa. Esta es una deidad relacionada con la naturaleza salvaje; es un símbolo del instinto puro, y por lo tanto el autocontrol y la conciencia de Admeto la enfurecen. Pero Apolo soluciona este problema y a Admeto se le ofrece una vida más larga, con tal de que alguien que lo ame suficientemente tome su lugar en el inframundo. Entonces Apolo se enfrenta al problema con los Hados haciendo que estos se emborrachen; una imagen singular del mito griego, ya que incluso los dioses tienen que obedecer al destino. Quizá esta historia nos esté diciendo que la conciencia y el compromiso espirituales proporcionan la posibilidad de liberarnos de la clase de obligaciones ciegas que los Hados simbolizan. Y quizá incluso la muerte —al menos a nivel psicológico— pueda controlarse durante algún tiempo por medio de esta conciencia interior.

Admeto pregunta a sus ancianos padres si desean ofrecerse para evitar que él pierda la vida. La respuesta de éstos es totalmente opuesta a lo que podíamos esperar: se niegan categóricamente. El amor de los padres para sus hijos y de los hijos para los padres, puede ser más bien algo precario, si nos tomamos en serio el mensaje de esta mítica imagen. Lo que se toma por amor en las familias es a mentido un vínculo enraizado en la necesidad mutua, en la dependencia y en el temor a ¡a separación, en lugar de un amor auténtico que surge del respeto natural y de la generosidad emocional. Por esta razón, a veces maestras familias nos dan de lado cuando más necesitamos su validación de nuestra individualidad. Solo Alcestis está preparada para sacrificarse por Admeto; ella lo valora lo suficiente como para hacer esta ofrenda sin dudarlo. Aunque puede que nunca tengamos que realizar semejante sacrificio total por un ser amado, en toda relación existen muchas ocasiones en las que nuestra afirmación del valor de los demás puede llevarnos a colocar a esa persona en primer término, sin pensar en las consecuencias que nos puedan sobrevenir. Este sacrificio no se fundamenta en una esperanza de recompensa futura, ni está motivado por ningún intento secreto de vincular a la otra persona con alguna obligación. Surge espontáneamente a partir de un punto misterioso del corazón y del alma, que no puede hacer otra cosa sino darse.

Debido a este acto de generosidad total, Perséfone, reina del inframundo, rehúsa aceptar la muerte de Alcestis y lo devuelve al reino de la vida. Perséfone es una imagen de las misteriosas dimensiones ocultas de la vida y, entre otras cosas, simboliza los ciclos de la naturaleza y del tiempo que están velados a la conciencia racional. No representa el juicio de la sociedad; refleja una ley de la naturaleza más profunda que trata de las consecuencias psicológicas. Podemos comprender que ella simboliza las leyes por las cuales opera, la misma psique inconsciente. Alcestis se ve recompensado por no haber buscado nunca una recompensa; alcanza la felicidad debido a que no trata de exigirla; y vive su vida amando y siendo amada porque ha antepuesto el amor a su propio interés. Seria poco realista esperar que un ser humano viva permanentemente en semejante estado de total apertura del corazón. Pero podemos vislumbrar la magia de la recompensa de Alcestis cuando superamos nuestros motivos e intereses personales, y amamos a alguien tanto que de alguna forma nos olvidamos, al menos por un breve tiempo, de nuestras propias necesidades y deseos. Por más breve que sea el episodio, este constituye una profunda experiencia de curación que renueva la vida. Sin ella no podemos esperar alcanzar d núcleo esencial de lo que significa d matrimonio.

 

 

 

Menú de este tema

Home