La Página de la Vida / www.proyectopv.org Página Principal

   Recibe tu Boletín            Vídeos             Libros, presentaciones, posts...

 
   
 
 
 
 
Búsqueda personalizada
 
 

 

 

SECUELAS EMOCIONALES EN LAS VÍCTIMAS DEL ABUSO SEXUAL

Los niños muy pequeños pueden no ser conscientes del alcance del abuso sexual en las primeras fases, lo que puede explicar la compatibilidad de estas conductas con el cariño mostrado al adulto por el menor. Así, por ejemplo, hay niños que verbalizan el abuso sexual de la siguiente forma: «Mi papá hace un pipí blanco», «yo no me enteraba porque estaba dormido», «me decía que no se lo dijera a nadie», etcétera.

 

Consecuencias a corto plazo

Al menos un 80 por ciento de las víctimas sufre consecuencias psicológicas negativas. El alcance del impacto psicológico va a depender del grado de culpabilización del niño por parte de los padres, así como de los recursos psicológicos con que cuente la víctima. En general, las niñas tienden a presentar reacciones ansioso-depresivas; los niños, fracaso escolar y dificultades inespecíficas de socialización, así como comportamientos sexuales agresivos.

Respecto a la edad, los niños muy pequeños (en la etapa de pre-escolar), al contar con un repertorio limitado de recursos psicológicos, tienden a negar lo ocurrido. En los niños un poco mayores (en la etapa escolar) son más frecuentes los sentimientos de culpa y de vergüenza ante el suceso. El abuso sexual presenta una especial gravedad en la adolescencia, porque el agresor puede intentar el coito, existe un riesgo real de embarazo y la adolescente toma conciencia del alcance de la relación incestuosa. No son por ello infrecuentes en la víctima conductas como huidas de casa, consumo abusivo de alcohol y drogas, promiscuidad sexual e incluso intentos de suicidio (Tabla 1).

 

Consecuencias a largo plazo

Los efectos a largo plazo son menos frecuentes y más difusos que las secuelas iniciales, pero pueden afectar, al menos, al 30 por ciento de las víctimas (Tabla 2).


TABLA 1
PRINCIPALES CONSECUENCIAS A CORTO PLAZO DEL ABUSO SEXUAL EN NIÑOS Y ADOLESCENTES
 

TIPOS DE EFECTOS SÍNTOMAS PERIODO EVOLUTIVO
 
Físicos Problemas de sueño (pesadillas).

Cambios en los hábitos de comida.

Pérdida del control de esfínteres.
 

Infancia y adolescencia.

Infancia y adolescencia.

Infancia.
 

Conductuales
 
Consumo de drogas o alcohol.

Huidas del hogar.

Conductas autolesivas o suicidas.

Hiperactividad.

Bajo rendimiento académico.
 

Adolescencia.

Adolescencia.

Adolescencia.

Infancia.

Infancia y adolescencia.
 

Emocionales Miedo generalizado.

Hostilidad y agresividad.

Culpa y vergüenza.

Depresión.

Ansiedad.

Baja autoestima y sentimientos de estigmatización.

Rechazo del propio cuerpo.

Desconfianza y rencor hacia los adultos.

Trastorno de estrés postraumático.

Infancia.

Infancia y adolescencia.

Infancia y adolescencia.

Infancia y adolescencia.

Infancia y adolescencia.

Infancia y adolescencia.

 

Infancia y adolescencia.

Infancia y adolescencia.

 

Infancia y adolescencia.

Sexuales Conocimiento sexual precoz o inapropiado para su edad.

Masturbación compulsiva.

Excesiva curiosidad sexual.

Conductas exhibicionistas.
 

Problemas de identidad sexual.

Infancia y adolescencia.

Infancia y adolescencia.

Infancia.

 

Adolescencia.

Adolescencia.

Sociales Déficit en habilidades sociales.

Retraimiento social.

Conductas antisociales.

Infancia.

Infancia y adolescencia.

Adolescencia.



TABLA 2

PRINCIPALES SECUELAS PSICOLÓGICAS EN VÍCTIMAS ADULTAS DE ABUSO SEXUAL EN LA INFANCIA
 

TIPOS DE SECUELAS SÍNTOMAS
Físicas Dolores crónicos generales.

Hipocondría y trastornos de somatización.

Alteraciones del sueño (pesadillas).

Problemas gastrointestinales.

Desórdenes alimenticios, especialmente bulimia.

Conductuales Intentos de suicidio.

Consumo de drogas y/o alcohol.

Trastorno disociativo de identidad (personalidad múltiple).

Emocionales Depresión. Ansiedad.

Baja autoestima.

Estrés postraumático.

Trastornos de personalidad.

Desconfianza y miedo de los hombres.

Dificultad para expresar o recibir sentimientos de ternura y de intimidad.

Sexuales Fobias o aversiones sexuales.

Falta de satisfacción sexual.

Alteraciones en la motivación sexual.

Trastornos de la activación sexual y del orgasmo.

Creencia de ser valorada por los demás únicamente por el sexo.

Sociales Problemas en las relaciones interpersonales.

Aislamiento.

Dificultades en la educación de los hijos.

 

Los problemas más habituales son las alteraciones en la esfera sexual —disfunciones sexuales y menor capacidad de disfrute, especialmente—, la depresión y el trastorno de estrés postraumático, así como un control inadecuado de la ira (en el caso de los varones, volcada al exterior en forma de violencia; en el de las mujeres, canalizada en forma de conductas autodestructivas).

En otros casos, sin embargo, el impacto psicológico a largo plazo del abuso sexual puede ser pequeño (a menos que se trate de un abuso sexual grave con penetración) si la víctima no cuenta con otras adversidades adicionales, como el abandono emocional, el maltrato físico, el divorcio de los padres, una patología familiar grave, etcétera.

Lo que hace más sombrío el futuro a largo plazo es la presencia de sucesos traumáticos diversos en la víctima, la frecuencia y la duración de los abusos, la posible existencia de una violación y la vinculación familiar con el agresor, así como las consecuencias negativas derivadas de la revelación del abuso (por ejemplo, romperse la familia, poner en duda el testimonio del menor, etcétera).

 

 

Menú de este tema

Home