La Página de la Vida / www.proyectopv.org Página Principal

   Recibe tu Boletín            Vídeos             Libros, presentaciones, posts...

 
   
 
 
 
 
Búsqueda personalizada
 
 

 

CARACTERÍSTICAS DE LA DEPRESIÓN INFANTIL

La depresión infantil es una condición diferente del estado de ánimo triste que puede tener un niño ante diversas situaciones y de las emociones cotidianas que forman parte de su desarrollo evolutivo. Que un niño se muestre triste o abatido no significa necesariamente que esté sufriendo una depresión, pero si estos síntomas son persistentes, conflictivos e interfieren con sus actividades sociales, intereses, rendimiento académico y su vida familiar, sí que es posible que el niño esté sufriendo un trastorno del estado de ánimo como es la depresión.

En la depresión de los adultos los dos síntomas básicos serían el estado de ánimo triste y la anhedonia o la dificultad para disfrutar. Los síntomas diferenciales en la infancia son muy variados, siendo el estado de ánimo irritable un síntoma característico, así como el retraimiento social, además de cualquier otro que signifique un empeoramiento del estado emocional, del estado afectivo, o que implique un descenso del rendimiento o un aumento de la conflictividad por parte del niño.

Estos síntomas se resumirían de la siguiente manera:

• Síntomas afectivos (sentimientos): irritabilidad o cólera, tristeza persistente, lloriqueo y llanto excesivo, arrebatos o berrinches, creerse no querido y sentimientos de desvalimiento, lástima de sí mismos, autodesprecio.

• Síntomas cognitivos (pensamientos): autoevaluaciones negativas, sentimientos de soledad o de culpa, desesperanza, indefensión, dificultades para atender y concentrarse, indecisión.

• Síntomas motivacionales: pérdida de interés en sus actividades o incapacidad de experimentar placer, ideación y conducta suicida, aislamiento social (timidez, dificultad para comunicarse), sensibilidad creciente al rechazo, dificultades en el rendimiento que inciden en su vida familiar, con sus amigos, en el colegio, en las actividades, extracurriculares y en otros hobbies o intereses.

• Síntomas físicos: fatiga y pérdida de energía, cambios de apetito (onicofagia, tricolifagia, compulsión para comer, disminución del apetito) y peso, perturbaciones en el sueño (insomnio o sueño excesivo, terrores nocturnos, pesadillas), quejas y molestias físicas (dolores de cabeza, de estómago), enlentecimiento o agitación psicomotora, alteraciones del control de los esfínteres (enuresis, encopresis).

Para hacer el diagnóstico, los signos y síntomas de la depresión infantil deben estar presentes al menos durante dos semanas, con persistencia casi diaria de al menos cinco de ellos.

 

 

Menú de este tema

Home