La Página de la Vida / www.proyectopv.org Página Principal

   Recibe tu Boletín            Vídeos             Libros, presentaciones, posts...

 
   
 
 
 
 
Búsqueda personalizada
 
 

 

DESCRIPCIÓN CLÍNICA DE LA DEPRESIÓN INFANTIL

No todos los niños tienen todos esos síntomas. Los síntomas de la depresión varían de unos niños a otros y de unas edades a otras. Además, es muy frecuente que no se diagnostique lo suficientemente bien la depresión en los niños y, en consecuencia, que no se proporcionen los tratamientos adecuados, y esto sucede porque los síntomas se confunden con los cambios emocionales y psicológicos normales que ocurren durante el desarrollo del niño.

 

Aun cuando algunos niños con depresión pueden continuar funcionando razonablemente bien en ambientes estructurados, la mayoría de ellos sufrirá un cambio sensible en las actividades sociales, manifestando bajo interés por el colegio y un rendimiento académico pobre, o incluso un cambio en su aspecto físico.

Los lactantes y los niños en edad preescolar manifiestan su depresión por síntomas fundamentalmente psicosomáticos (enuresis, onicofagia, manipulación genital, miedos nocturnos, llanto). Los escolares lo hacen de forma más cognitiva (falta de concentración, sentimiento de inferioridad). Por lo general, las niñas con depresión son tranquilas e inhibidas, mientras que los niños tienen dificultad para establecer contacto por la tendencia al aislamiento, que, con inhibición de aprendizaje e irritabilidad, puede llevar a dificultades escolares.
Asimismo es probable que los niños comiencen a consumir drogas o alcohol, siendo esto más frecuente en el caso de los mayores de 12 años de edad. También es importante destacar que, aun cuando es relativamente raro y poco frecuente en niños menores de 12 años, pueden aparecer ideas de suicidio como una salida al sufrimiento. Esto es más probable en la medida que los niños sean más impulsivos y conflictivos, y estén más irritables o enfadados. Además, los niños con antecedentes familiares de violencia, abuso de alcohol o abuso físico o sexual son los que presentan mayor riesgo.

 

 

Menú de este tema

Home