La Página de la Vida / www.proyectopv.org Página Principal

   Recibe tu Boletín            Vídeos             Libros, presentaciones, posts...

 
   
 
 
 
 
Búsqueda personalizada
 
 

 

LAS FOBIAS

Las fobias son manifestaciones de temor intenso ante algo concreto, vividas por el niño con plena conciencia de su desproporción e inadecuación al estímulo, difícilmente controlables. Es decir, el niño experimenta un temor intenso hacia algo, admitiendo que no hay razones objetivas para ese miedo, pero sin conseguir eliminarlo.

La mayor parte de las fobias tienen como antecedentes algunos miedos. Generalmente, experiencias traumáticas cuyas posibilidades de repetición son mínimas o que ya no deberían causar tanto temor.

Muchas de las fobias quedan circunscritas a estímulos muy concretos (algún animal u objeto, sitios cerrados, alturas, etcétera) y no suponen limitaciones importantes en la vida del niño, tendiendo a resolverse o, al menos, a manejarse mejor, con el paso del tiempo. Sin embargo, algunas persisten hasta la vida adulta, y otras pueden condicionar notablemente al niño, como, por ejemplo, la fobia escolar.

 

Fobia escolar

Las manifestaciones de esta fobia dependen mucho de la edad. Lo más característico es una franca oposición a ir al colegio, habitualmente con lloros, gritos y pataletas, a los que se asocia el desarrollo de múltiples estrategias de evitación tales como quejas físicas (dolores, molestias, tos, mareos, náuseas y vómitos, sensación de fiebre), excusas y mentiras diversas, y escapadas del colegio o simulación de la asistencia.

En la génesis de una fobia escolar suele haber una infravaloración de las propias capacidades, una sobrevaloración de las exigencias y una sobreestimación de las posibilidades de fracaso y de sus consecuencias. Con todo, siempre es necesario analizar otros factores del contexto y del propio niño que también podrían contribuir a esta fobia, y es preciso excluir situaciones de abuso o acoso, que corresponden a una problemática totalmente distinta y que hay que abordar de otro modo.

El diagnóstico preciso y el tratamiento concreto de las fobias requieren la intervención de profesionales del campo de la medicina y de la psicología. En particular, el tratamiento de la fobia escolar exige un plan de intervención múltiple sobre factores personales del niño, aspectos de la dinámica familiar y elementos del entorno escolar, que requiere la participación integrada del médico, el psicólogo y los maestros, implicando plenamente a la familia en las estrategias a seguir.

 

 

Menú de este tema

Home