La Página de la Vida / www.proyectopv.org Página Principal

   Recibe tu Boletín            Vídeos             Libros, presentaciones, posts...

 
   
 
 
 
 
Búsqueda personalizada
 
 

 

LOS NIÑOS HIPERACTIVOS. EL TRASTORNO POR DÉFICIT DE ATENCIÓN CON HIPERACTIVIDAD (TDAH)

En todas las épocas parece que ha existido entre la población infantil un trastorno característico. ¿Es la hiperactividad el de la nuestra?

Es importante empezar señalando que no todos los niños etiquetados como hiperactivos lo son, ni todos los que son están diagnosticados y recibiendo el tratamiento necesario.

Entonces, ¿qué esta pasando? ¿Qué pasa con los niños? ¿Son tan movidos e inquietos? ¿Son despistados y están en su mundo, o tienen realmente problemas de atención? ¿Somos nosotros, los adultos, los que cada vez tenemos menos capacidad de aguante y menos paciencia? ¿Estamos confundiendo vitalidad y energía con hiperactividad? ¿Es el resultado de una inadecuada educación por parte de los padres: no poner límites, ceder a sus caprichos, no enseñarles a autocontrolarse, a resistir la frustración, a saber esperar? ¿Puede ser otro tipo de trastorno como ansiedad y estrés? ¿No será en realidad falta de interés o falta de motivación? ¿No estarán simplemente aburridos ante las materias escolares poco atractivas, o presentadas con unos medios y recursos obsoletos para una generación de niños acostumbrados a que les llegue la información por canales más audiovisuales, rápidos, atractivos, interactivos? ¿No será que les estamos robando esa etapa de la vida tan luminosa como es la infancia?

De ahí la importancia y necesidad de una profunda reflexión y del diagnóstico adecuado, y precoz; el papel tan importante de los padres y de los profesores del colegio, por ser ellos los que más posibilidades tienen de ayudar al niño. Conociendo las pautas a seguir y las técnicas específicas para tratar el trastorno (TDAH), ayudados por los especialistas en el tema: médicos y psicólogos.

Este trastorno tiene efectos muy negativos para el niño y para su desarrollo escolar, familiar y social, con repercusiones en la edad adulta; pero existen tratamientos eficaces que ayudan a superar sus dificultades, consiguiendo que la evolución y el pronóstico sean mejores cuanto antes se empiece a trabajar en ello, con la intervención conjunta y coordinada de la familia, el colegio y los especialistas.

En la actualidad la definición más consensuada por todos los especialistas es:

«El TDAH es una alteración en el desarrollo de la atención, la impulsividad y la conducta gobernada por reglas (obediencia, autocontrol y resolución de problemas) que se inicia en los primeros años del desarrollo; es significativamente crónica y permanente en su naturaleza y no se puede atribuir a retraso mental, sordera, ceguera o a algún déficit neurológico mayor o a otras alteraciones más severas como el autismo, la psicosis»

 

 

Menú de este tema

Home